Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las inversiones españolas en empresas extranjeras crecieron un 49%

Las inversiones españolas directas en empresas extranjeras ascendieron en 1991 a 676.904 millones de pesetas, un 48,8% más que en 1990, según datos de la Secretaría de Estado de Comercio.Los principales sectores inversores fueron la banca, con 82.768,6 millones; las empresas de comercio y hostelería, con 102.642 millones, y las de transportes y comunicaciones, con 143.012 millones.

Los destinos preferidos por los inversores fueron los 12 Estados de la Comunidad Europea, que recibieron 420.920 millones de pesetas, y los paraísos fiscales, en los que se colocaron 101.275 millones, de los que más de la mitad buscaron refugio en las islas Vírgenes británicas.

Dentro de la Comunidad Europea, el principal receptor de inversiones fue Holanda, con 109.784 millones de pesetas, seguida de Italia, con 95.320 millones; Reino Unido, con 63.391 millones, y Grecia, con 58.893 millones.

En el área de la OCDE, destaca también el aumento de las inversiones realizadas en empresas de Estados Unidos, que se elevaron a 28.709 millones de pesetas, un 47% más que en el 90, y la caída en picado de las dirigidas a Japón, que sumaron sólo 70 millones de pesetas, frente a los 3.899 millones del ejercicio anterior.

Las inversiones dirigidas a los países del Este se mantuvieron en niveles testimoniales, con un total de 2.092 millones de pesetas, colocados en empresas de Yugoslavia, la ex Unión Soviética, Polonia, Checoslovaquia, Rumania y Bulgaria.

América Latina

Por el contrario, experimentaron un fuerte impulso las dirigidas a América Latina, al pasar de los 54.519 millones registrados en 1990 a 86.502 millones en 1991, si bien más de la mitad fue recibido por dos países, Argentina (35.625 millones) y Venezuela (28.006 millones).

En cuanto a su origen, casi el 90% procedieron de empresas radicadas en Madrid o Cataluña, de donde partieron 497.468 y 108.620 millones de pesetas, respectivamente, que representan sendos incrementos del 41% y el 27,6%.

El porcentaje restante procedió de Navarra (26.838 millones), Andalucía (16.072), País Vasco (6.081), Galicia (5.921), Comunidad Valenciana (4.538), Baleares (2.951), Aragón (2.961), Asturias (1.123), Cantabria (488), Castilla y León (318) y otras comunidades.

Por lo que se refiere a la finalidad de la operación inversora, 36.703 millones de pesetas se dedicaron a la creación de nuevas empresas, 215.557 millones a la adquisición de sociedades ya existentes, 338.663 millones a la ampliación de capital y 85.989 millones a préstamos a largo plazo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de febrero de 1992