Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

González acepta reunirse con los sindicatos para tratar la crisis industrial

El presidente del Gobierno, Felipe González, ha accedido a reunirse con los secretarios generales de CC OO y UGT para tratar los problemas de la crisis industrial, según informaron ayer fuentes de las dos centrales.Los líderes de Comisiones, Antonio Gutiérrez, y de UGT, Nicolás Redondo, enviaron el pasado 22 de enero una carta al jefe del Ejecutivo, con el objetivo de concertar una reunión para estudiar los casos de empresas en crisis y el futuro de los distintos sectores industriales. En meses pasados habían enviado misivas similares a González y al ministro de Industria, pero la contestación del Gobierno llegó el martes a las sedes de los sindicatos. En ella Felipe González expresa la conveniencia de mantener el encuentro para intercambiar puntos de vista y estudiar soluciones y quiere consensuar la fecha de la reunión, que todavía no se ha concretado.

Los dirigentes sindicales son partidarios de que los problemas de la reconversión se analicen de manera global y sectorial y que, además se adopten medidas para la reindustrialización de las zonas afectadas por la destrucción de empleo y del tejido industrial.

20.000 delegados a Madrid

La respuesta del presidente del Gobierno se produce cuando miles de delegados de las empresas en crisis preparan la concentración que realizarán mañana en Madrid para pedir precisamente al Gobierno una política industrial. Los cálculos de los sindicatos convocantes -UGT y CC OO- indican que en las protestas participarán unos 20.000 delegados procedentes de todas las zonas con problemas de ajuste y reconversión. Una quinta parte de ellos procede de Andalucía, desde donde se desplazarán tres trenes especiales con 4.000 representantes de los dos centrales. Tras su llegada a la estación de Chamartín, irán en manifestación hasta la sede del Ministerio de Industria -en la plaza de Cuzco- donde tendrá lugar la concentración y los mítines de los líderes sindicales.Los delegados andaluces quieren significar así que su presencia no es sólo de apoyo a las regiones tradicionalmente industriales. Quieren "la industrialización de Andalucía" y que su comunidad deje de ser "la gran marginada", según ha declarado a EL PAÍS el dirigente andaluz de UGT, Antonio Ordóñez.

Los datos facilitados por este sindicato indican que en Andalucía sólo un 10% de los trabajadores ocupados pertenece a la industria, que en total reúne a 190.000 trabajadores, de los que 60.000 tienen algún problema en sus factorías, bien de reducción de plantilla, expedientes de regulación de empleo o dudas sobre la supervivencia de la propia compañía. Algunas de las empresas en crisis son los astilleros, Bazán, CASA, Santa Bárbara, Hytasa e Intelhorce.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de febrero de 1992