Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento de Valladolid niega las imputaciones de Salvador Marín

El Ayuntamiento de Valladolid afirmo ayer que "es rotundamente falso que se haya procedido a ninguna recaliricación del inmueble del anterior cine Avenida", ahora local comercial, ni que hayan existido negociaciones al respecto a instancias de persona alguna. El Ayuntamiento vallisoletano salió así al paso de las manifestaciones que ante el juez realizó en Madrid el hombre de confianza de Miguel Escudero, en la actualidad uno de los principales implicados en el denominado fraude del IVA.Salvador Marín manifestó ante el juez (véase EL PAÍS de ayer) que su jefe (Escudero) pagó mucho dinero por la realización de varias operaciones de recalificación de terrenos, y en concreto aludió a una llevada a cabo con el Ayuntamiento de Valladolid, que consistió en la recalificación del cine Avenida para utilizarlo como local comercial. Según el concejal de Urbanismo del Ayuntamiento vallisoletano, Valeriano Martín, "desde la corporación no se ha recalificado nada. El citado local tenía las licencias correspondientes y, por tanto, no era necesaria la modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU)".

Según el concejal, "el único dinero que ha recibido el Ayuntamiento a este respecto ha sido el correspondiente a las tasas que cualquier constructor tiene que hacer efectivas a la hora de realizar una obra, y que en esta ocasión fueron de unos nueve millones de pesetas, como se puede comprobar documentalmente".

La adaptación de los locaíes del cine Avenida de Valladolid para la construcción de unas galerías comerciales se inició en la capital en 1987, y, hasta el momento, todas las personas que adquirieron un local no han podido ocuparlo debido a problemas financieros que impiden la formalización de las escrituras de propiedad. Las obras finalizaron hace más de un año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de febrero de 1992