Inspectores nucleares buscan fallos ocultos en la central de Trillo

Inspectores del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) se trasladaron ayer a la central nuclear de Trillo (Guadalajara) para evaluar la importancia del fallo de diseño descubierto encontrado la pasada semana y dado a conocer el pasado lunes y buscar posibles nuevos errores de diseño. Los inspectores verificarán que se ha corregido el fallo y determinarán si hubo negligencia por parte de la dirección de la central, propiedad de Iberdrola, Hidrocantábrico y Unión Fenosa, al no comunicar el incidente al consejo hasta haber actuado por su cuenta para subsanar el fallo.La central de Trillo, la más nueva de las construidas en España y la única de diseño alemán, fue suministrada por la empresa KWU y empezó a generar electricidad en 1988. En su última parada para revisión entraron en funcionamiento unos sensores de nivel de agua del sistema de refrigeración de emergencia situados en un anillo que rodea el edificio esférico de contención (donde se encuentra el reactor). Los técnicos se dieron cuenta de que, de cuatro sensores, tres estaban mal conectados, de forma que las señales aparecidas en la sala de control no indicaban correctamente su situación. Este fallo de diseño, con el que ha funcionado la central durante cuatro años, fue corregido el pasado viernes tras consultar con la empresa alemana.

El CSN se pregunta, por una parte, cómo no se advirtieron estas conexiones erróneas en las muchas pruebas previas a la entrada en funcionamiento de la central y, por otra, si es posible que existan otros fallos de diseño ocultos.

Técnicos de la empresa propietaria han manifestado su preocupación ante la posible sanción del Ministerio de Industria o la exigencia de una revisión a fondo del diseño de la central.

El incidente, que en realidad es la evaluación de una situación hipotética -qué hubiera pasado si se hubiera producido una situación de emergencia y los datos de los sensores se hubieran interpretado erróneamente-, se ha clasificado en el nivel 2 de la escala internacional, que obliga a revisar la seguridad de la central. La electricidad de origen nuclear alcanzó en 1991 el 38% del total en España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 06 de febrero de 1992.

Lo más visto en...

Top 50