Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kevin Maxwell no podrá guardar silencio en los Comunes

Kevin MaxweIl no tiene derecho al silencio. Tres jueces del tribunal de apelación de la High Court (la Audiencia Nacional británica) rechazaron ayer un recurso en el que el heredero de Robert Maxwell alegaba su derecho a no declarar ante la Cámara de los Comunes y los liquidadores del que fue imperio empresarial de su familia, para no autoincriminarse.La investigación sobre el fraude masivo en los fondos de pensiones del antiguo Grupo MaxweIl recibió con esta sentencia un formidable impulso. Neil Cooper, liquidador del nudo societario de los intereses financieros de los MaxweIl, afirmó que al fin se podría "poner manos a la obra".

Kevin MaxweIl, por el contrario, se mostró desanimado tras oír la sentencia y no quiso hacer comentarios. Uno de sus abogados, Monty Raphael, se limitó a decir que el joven MaxweIl, de 32 años, "tendrá que modificar la actitud mantenida hasta ahora; el equipo de asesores legales se reunirá hoy mismo y decidiremos cuál es la nueva estrategia".

El caso Maxwell adquiere esta semana tintes dramáticos. Cinco de los fondos de pensiones creados por Robert MaxweIl, el padre de Kevin, se dan por quebrados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de enero de 1992