Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Rius contra Rius

He aquí una situación digna de un cuento de Kafka: en agosto de 1990 decidí, con ocasión de tener que renovar mi DNI, anteponer mi apellido materno al paterno. Reconozco que la modificación -en un país más bien machista como éste- no es demasiado habitual, pero sí tan legal como pagar impuestos. El pasado octubre, tras disfrutar de una beca de estudios en el extranjero, me reincorporé a mi labor profesional como redactor especializado en temas de defensa y terrorismo en un conocido rotativo barcelonés y, por supuesto, firmando con mi nombre: Xavier Rius.El cambio de apellidos me ha producido más quebraderos de cabeza que una operación de cambio de sexo porque resulta que otro señor, del que yo desconocía su existencia, colabora en prensa con artículos de opinión sobre el servicio militar y la objeción de conciencia con el mismo nombre.

Desde entonces, el señor Rius -quiero decir el otro señor Rius- ha emprendido todo tipo de acciones para que yo desista de llamarme como, me llamo: ha recurrido al director de mi periódico, me ha acusado de "ataque a su personalidad", ha amenazado con "acciones penales y civiles", se ha quejado al Col.legi de Periodistes de Catalunya e, incluso, me ha dejado color verde oliva en algún espacio radiofónico... Hasta ha llegado a escribirme su esposa.

El señor Xavier Rius Sant reincidió mediante una carta publicada en su periódico, del que yo soy lector diario, en la que insiste en sus argumentos. Lamento cualquier posible confusión pero le puedo asegurar, señor director, que no ha sido mi intención plagiar, imitar o usurpar la identidad de mi colega.

Por favor, apelo a los casi mil Rius que pululan por Barcelona para que sean más comprensivos que el mencionado señor-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 27 de enero de 1992