Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El superávit comercial japonés aumentó un 50% en 1991

El superávit comercial de Japón creció un 50% en 1991 con respecto al año anterior. La polémica que levantan estos resultados entre los socios comerciales del país asiático se ha visto algo mermada gracias a que la ventaja comercial nipona con Estados Unidos se ha mantenido estable.El superávit japonés aumentó hasta los 78.230 millones de dólares (7,9 billones de pesetas) en 1991 frente a los 52.150 millones de dólares del año anterior, anunció el Ministerio de Finanzas ayer. El excedente con EE UU se mantuvo estable en 38.450 millones de dólares frente a los 37.950 de 1990.

Los analistas atribuyen este espectacular repunte a la debilidad de la economía nipona durante 1991, que afectó sobre todo a la demanda de productos importados. La economía japonesa, que creció a una tasa del 5,5% en el ejercicio fiscal 1990/91 -que terminó el mes de marzo pasado-, se espera que crezca sólo un 3,7% en 1991/92.

El Gobierno de Japón tiene intención de reducir estos desequilibrios comerciales. Sin embargo, hasta ahora se han hecho pocos progresos en este frente. El ano pasado, las importaciones crecieron tan sólo un 0,7% frente al 9,6% que aumentaron las exportaciones. El acuerdo con EE UU para aumentar las importaciones de coches y componentes se enmarca dentro de esta política, que no gusta a algunos miembros del Gobierno nipón por considerarla intervencionista y contraria al libre comercio.

Una, de las medidas propuestas tanto por EE UU como por Europa para frenar la ventaja comercial de Japón, es la de fortalecer el yen. El Banco de Japón y la Reserva Federal intervinieron el lunes en los mercados para comprar yenes y vender dólares, lo que ha fortalecido considerablemente a la moneda nipona.

El Grupo de los Siete (G-7), que se reúne el próximo sábado en Nueva York para debatir medidas económicas que impulsen el crecimiento global, tiene en su agenda la cuestión de los tipos de cambio. El ministro francés de Finanzas, Pierre Bérégovoy, ha pedido ya establecer algún tipo de cambio fijo para el dólar y un fortalecimiento del yen.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 22 de enero de 1992