Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
POLÍTICOS Y CORRUPCIÓN

Las empresas de los Serrano ingresaron por ventas de terrenos el 55% del total pagado por Renfe

Los hermanos José Manuel y Francisco Antonio Serrano Alberca, que controlan las sociedades Fellow y Corporación Inmobiliaria Jarama y vinculados, según la investigación oficial, a otra de las empresas -Toher-, que intervino en la compraventa de terrenos de Renfe, han sido los grandes benficiarios de la operación. Los Serrano Alberca ingresaron a través de Fellow e Inmobiliaria Jarama 466 millones de pesetas. Si se añaden las ventas realizadas a la filial de Renfe, Equidesa, por Toher, sus ingresos habrían ascendido a 745 millones, el 55% de lo que costó a Renfe toda la operación: 1.350 millones.

Lo provechoso de la operación llevada a cabo por los hermanos Serrano Alberca se comprende mejor si se tiene en cuenta que sus sociedades pagaron por los terrenos que posteriormente vendieron a Equidesa alrededor de 74 millones de pesetas. Como consecuencia, el beneficio obtenido por los Serrano -incluidos los logrados por la sociedad Toher- ha ascendido a más de 670 millones de pesetas.Durante su comparecencia ante la Comisión de Industria del Congreso, el ministro de Sanidad y ex presidente de Renfe, Julián García Valverde, aseguró que "los precios medios pagados por Equidesa se mantuvieron siempre dentro de las referencias fijadas por las valoraciones externas, por lo que no hubo un enriquecimiento injustificado de los vendedores".

En metros cuadrados, las siete fincas vendidas por las sociedades mencionadas suponen más de 100.000, el 50% de los adquiridos por Equidesa en el término de San Sebastián de los Reyes.

La relación de los hermanos Serrano Alberca con las sociedades Fellow y Corporación Inmobiliaria Jarama está clara. Fellow fue constituida el 3 de octubre de 1988 en Madrid ante el notario Manuel Clavero Blanc -que registró todas las operaciones de compraventa-. Los socios fundadores fueron los empleados de la notaría Rafael Fernández Pérez y Manuel Fernández Campayo y Luis Manuel de la Torre Revilla, empleado del Senado. El 27 de diciembre de 1988, José Manuel y Francisco Antonio Serrano Alberca entraron en la sociedad.

Grupo de empresas

Por su parte, la Corporación Inmobiliaria Jarama, constituida en enero de 1989 por los empleados de la notaría de Manuel Clavero Blanc, pasó a formar parte del grupo de empresas de los Serrano Alberca a partir de agosto de 1989 a través de Fernando Oleo Camarero, un abogado madrileño que contaba también con un poder otorgado por la empresa Fellow. Oleo Camarero, de acuerdo con el informe de detectives encargado por Renfe "suele recibir con cierta frecuencia correspondencia del Ayuntamiento de Alcobendas, sección de Urbanismo".

La relación de los Serrano Alberca con la sociedad Toher es más sutil, si bien, en fuentes cercanas a la investigación se da por segura. La evidencia se produjo cuando el responsable financiero de Equidesa acudió a pagar, personalmente, las fincas adquiridas a Toher. En el lugar acordado para el pago, la sucursal de Banesto en el número 51 de la madrileña Calle Serrano, aguardaban José Manuel Serrano Alberca y el asesor ejecutivo del entonces presidente de Renfe, José Luis Pinedo Crespo. La única explicación para la presencia de Serrano Alberca es que, de alguna forma, controla o está relacionado con Toher.

Los hermanos Serrano Alberca, bien relacionados con los responsables municipales de Alcobendas, son propietarios de importantes extensiones de terreno en la localidad, y en concreto en la margen izquierda de El Goloso hacia Colmenar Viejo. Además de las mencionadas, controlan las sociedades Malvar, Albese, Masero, A.J.F., Serpal, Faire, Mainillure, Chasco, Chaumon, Corfinser, Tarabisa, Corporación Financiera la Vega, Norte Castellana y Corporación Inmobiliaria Quiñones.

De mediana edad, madrileño, licenciado en derecho y vinculado, como su hermano Francisco Antonio, a los servicios jurídicos del Ejército del Aire, José Manuel Serrano Alberca fue jefe del ex presidente de Renfe y actual ministro de Sanidad, Julián García Valverde, en el Ministerio de Industria.

Jefe de Valverde

Serrano Alberca fue, a principios de los años 80 -con Gobierno de UCD-, secretario general técnico del Ministerio de Industria. Bajo sus órdenes, y durante cerca de dos años, Julián García Valverde trabajó como subdirector del departamento de Estudios y Promoción Industrial. En la actualidad, José Manuel Serrano Alberca permanece en excedencia del cargo de jefe de los Letrados del Senado.

El ministro de Sanidad, Julián García Valverde, ha negado siempre que conociera la participación de los hermanos Serrano Alberca en la operación de compraventa de terrenos y los beneficios obtenidos en la misma por sus sociedades.

El PAÍS ha tratado, desde el mes de octubre de 1991, y sin ningún éxito, hablar con los hermanos José Manuel y Francisco Antonio Serrano Alberca tanto en sus oficinas de la localidad madrileña de Alcobendas como en su domicilio en Madrid.

Pese a las reiteradas llamadas de este periódico para intentar contrastar datos y conocer la versión de los empresarios, la única aproximación, lograda a través de uno de sus empleados, fue el envío de un fax con una larga serie de cuestiones sobre el caso Renfe y su actuación en el mismo que nunca ha sido contestado.

Casi 15.000 pesetas por metro cuadrado

Una de las piedras angulares de la operación de San Sebastián de los Reyes es el desfase de los precios pagados por Renfe en un doble sentido: las diferencias de valoración de las distintas sociedades de tasación que analizan las operaciones entre sí y en comparación con lo que paga realmente, y la diversidad de precios según quien sea el comprador.La primera gran sorpresa surge de la disparidad de las valoraciones de las compañías especializadas. Intervalor, sociedad a la que siempre hacen referencia los anteriores responsables de Renfe, determinó que el precio medio de la zona se situaba entre 6.000 y 6.500 pesetas por metro cuadrado. Ese precio podría situarse, "una vez recalificados los terrenos", entre 16.000 y 20.000 pesetas.

Una posterior valoración, encargada por la dirección de la compañía ferroviaria con efecto retroactivo, realizada por Richard Ellis el pasado mes de octubre, rebaja notablemente los cálculos efectuados por Intervalor. La nueva valoración fija el precio del metro cuadrado en 2.350 pesetas, que subiría hasta las 6.500 en caso de recalificación.

Es decir, la tercera parte de lo recomendado por Intervalor, que fue precisamente lo que defendió el ex presidente de Renfe, Julián García Valverde, en su comparecencia de diciembre ante la Comisión de Industria, Obras Públicas y Servicios del Congreso.

Sin embargo, todas estas valoraciones saltan hechas añicos al analizar la propia realidad, puesto que Renfe llega a comprar a 14.967 pesetas por metro cuadrado, según los datos del informe interno de Renfe. En una operación, Equidesa paga 174 millones de pesetas por un total de 11.625 metros cuadrados.

Además, esa operación presenta una extraña circunstancia. De los 177 millones de pesetas, tan sólo 74 fueron abonados en concepto de venta a Corporación Inmobiliaria Jarama. Los otros 103 millones de pesetas fueron pagados en compensación de un arrendamiento supuestamente ficticio a Consorcio Eléctrico Madrileño (CEM), empresa relacionada con el fraude del IVA.

Cambio de protagonistas

Otro de los aspectos que destacan en el conjunto de las operaciones es la diferencia de precios en virtud de la identidad del comprador.

Por ejemplo, en todas las operaciones de compraventa en las que intervienen las empresas relacionadas con los hermanos Serrano Alberca, el precio por metro cuadrado tan sólo baja una vez de las 7.000 pesetas.

Por el contrario, cuando la filial de Renfe, Equidesa, compra a particulares, el precio nunca supera las 3.000 pesetas por metro cuadrado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de enero de 1992

Más información