Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los cinco acusados en Sevilla por error, de ser de ETA exigiran, una reparación legal al Estado

Los cuatro jóvenes vascos detenidos, junto con otro joven sevillano, por un error policial al ser identificados con un comando de la organización terrorista ETA, presentarán en los próximos días una denuncia para exigir la responsabilidad del Estado por los daños causados durante la operación policial, según informó ayer su abogado, José María Núñez. Los jóvenes, que fueron puestos en libertad sin cargos en la madrugada del pasado día 31 sin pasar siquiera a disposición judicial, habían sido relacionados por la policía con la colocación de varias bombas en la capital andaluza.

Las víctimas de este error policial estudian asimismo, según su abogado, la presentación de una querella contra el delegado del Gobierno en Andalucía, Alfonso Garrido Ávila. Garrido aún no ha ofrecido explicación alguna sobre las circunstancias que llevaron a la policía a identificar a los cuatro jóvenes vascos de vacaciones en Andalucía y a su anfitrión con un comando terrorista.La policía irrumpió durante la madrugada del domingo pasado en el domicilio del sevillano José Luis Nieto, Selu, de 31 años, saxofonista del grupo de rock Reincidentes, después de volar con explosivos la cerradura de la puerta, pero no encontró ninguna prueba que relacione a los detenidos con los recientes atentados en la capital andaluza.

José Ramón Garitaonaindía, Antonio Murgoitio, Igor Utadui, César Urrutxi y José Luis Nieto fueron puestos en libertad a las tres de la madrugada del día 31, después de permanecer 48 horas incomunicados en los calabozos de la Jefatura Superior de Policía de Sevilla.

La operación policial se inició a las tres de la madrugada del día 29. José Luis Nieto y ,uno de los cuatro amigos vascos que pasaban las vacaciones de Navidad en su domicilio, sito en la calle del Geranio de la barriada sevillana de Pío XII, veían un vídeo musical. La compañera de José Luis Nieto, Ana Lindo, y su hijo de cuatro años estaban ya dormidos, al igual que los otros tres invitados.

"Una explosión muy grande derribó la puerta, creí que había sido la bombona de butano. Antes de poder reaccionar, hombres de paisano con cascos de moto en la cabeza y chalecos antibalas entraron a saco, nos esposaron y nos encañonaron contra la pared", explicó ayer José Luis Nieto.

"Destrozaniños"

"Yo les pregunté varias veces quiénes eran", prosigue su relato José Luis, "pero no me hacían caso; sólo nos decían que nos calláramos, que éramos unos terroristas, unos matapolicías y unos destrozaniños ..."

José Luis Nieto cuenta quela veintena de policías que entraron en su casa no se identificaron como tales hasta que la operación de registro había concluido. "Entraron en el dormitorio y encañonaron a mi hijo Selu; se ve que lo consideraron un elemento peligrosísimo.... A mi compañera le decían continuamente: ¿Qué, lo quieres mucho, no? Y sin embargo no os importan los que destrozais por ahí".

José Luis niega que la policía encontrara en su domicilio propaganda nacionalista vasca. "Sólo tenía en mi dormitorio alguna que otra pegatina pidiendo insumisión, pero nada más", asegura. Los cinco jóvenes no prestaron declaración hasta las seis de la tarde del domingo. José Luis Nieto recuerda: "Durante todo . ese tiempo no dejaron de insultarnos, sobre todo a los vascos. Sólo abandonamos la celda para ir a orinar".

A las seis de la tarde, y ya en presencia de su abogado, José Luis y los cuatro jóvenes vascos fueron sometidos a varias pruebas de voz, en las que se les obligó a repetir por teléfono los mensajes que los supuestos terroristas habían utilizado para comunicar la colocación de artefactos explosivos en Sevilla.

Durante los dos días de detención, los jóvenes sólo recibieron para comer en los calabozos un "bocadillo apestoso", aseguró ayer Nieto. El músico asegura que ningún miembro de la policía les dio explicaciones, tras su puesta en libertad.

José Luis desconoce aún si la policía piensa hacerse cargo de los destrozos ocasionados en su domicilio en la operación. Los cuatro jóvenes vascos partieron hacia las localidades de Zaldívar y Elorrio (Vizcaya), donde residen, una vez que la policía les devolvió el coche, a las nueve de la mañana del día 31 de diciembre.

Un atún y propaganda

En el vehículo, que durante la .detención permanecía estacionado en la puerta del domicilio de José Luis Nieto, la policía solo pudo encontrar un atún fresco para hacer marmitako y alguna propaganda en favor de la independencia de Euskadi.

De cualquier forma, José Luis Nieto asegura que el. mayor daño ha sido el de carácter moral. Desde que se produjeron las detenciones, al parecer provocadas por la llamada delatora de una vecina a la policía, su teléfono particular no ha dejado de recibir llamadas anónimas. Los comunicantes le tachan a él y a su compañera de terroristas 0 dan vivas a la policía o a la Guardia Civil.

Nieto considera que el daño a su propia imagen "es ya irreparable, porque se ha dejado la duda sobre nosotros". Ni la Jefatura Superior de Policía ni la Delegación del Gobierno han ofrecido ninguna información sobre la actuación policial y la posterior liberación sin cargos de los detenidos.

Madrid dio la órden

El abogado de los detenidos José María Núñez, aseguró ayer a EL PAS que la orden judicial de entrada y registro en el domicilio de José Luis Nieto partió del Juzgado Central de Instrucción de Madrid y que los agentes que llevaron a cabo la operación pertenecen a la Brigada de Información del Cuerpo Nacional de Policía de Sevilla.Nieto dijo que los funcionarios sólo le mostraron la orden de registro, a petición suya, a las seis de la madrugada, tres horas después de iniciado el asalto a su domicilio y cuando ya estaba en los calabozos policiales José María Núñez afirmó ayer que la actuación pudo estar condicionada. por la necesidad de la policía de dar "un goIpe de efecto" tras la colocación de varios artefactos explosivos en la capital andaluza, que, aunque no tuvieron consecuencias graves, habían sembrado la alarma entre los ciudadanos. El abogado añadió que la detención fue "una confusión" y que lo único que han hecho los jóvenés desde el día 26 en que llegaron a Sevilla ha sido pasear, comer y tomar copas", según informa la agencia Efe.

La puesta en libertad de los detenidos ha devuelto la intranquilidad a los sevillanos. El hecho de que los lugares elegidos por los terroristas para colocar sus explosivos -el céntrico hotel Alfonso XIII y el Banco de Europa, situado en la calle de Tetuán- sean precisamente los más transitados por los sevillanos en estas fechas navideñas y de que la organización terrorista ETA considere la Exposición Universal uno de sus objetivos han provocado un cierto nerviosismo entre la población.

Así, durante estos últimos días han sido frecuentes las falsas alarmas de bomba y el desalojo de algunos concurridos establecimientos comerciales situados en el centro de Sevilla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de enero de 1992

Más información

  • Ni la policía ni el delegado del Gobierno en Andalucía han dado aún ninguna explicación
  • Madrid dio la órden