Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Montserrat Caballé presenta su disco más atípico, con opera, copla y versiones de Serrat y Mecano

La soprano cantó en Madrid 'Eternal Caballé', un elepé que amplia su campo interpretativo

A sus 58 años, la soprano española Montserrat Caballé no se para en barras. Ayer presentó en el Teatro de la Zarzuela, de Madrid, su disco Eternal Caballé, en el que, junto a conocidas arias de ópera, interpreta canciones alejadas hasta ahora de su repertorio. La Caballé canta a Mecano, Joan Manuel Serrat y Lloyd Weber, acercándose incluso a la copia española. Sin parar un momento, la soprano debe continuar inmediatamente la grabación en Madrid del disco Montserrat se viste de Gala, un trabajo en el que su voz se mezcla con los recitados y las poesías de Antonio Gala. Anoche en Madrid comenzó el año loco de la incansable Caballé.

MÁS INFORMACIÓN

En la presentación de Eternal Caballé no faltó un detalle. Rosas rosas en lugar de candilejas, ambiente de gran ocasión y celebridades de la cultura, la música, el espectáculo, la aristocracia, la jet y los medios de comunicación. José María Cano con las infantas, Camilo José Cela con Marina Castaño, Antonio Gala con su bastón de empuñadura de plata, Sara Montiel con sus lentejuelas, Nati Abascal con su cuello y Juan Tarodo (Olé Olé) con sus exhuberancias. También estaban Jesús Aguirre, Lola Flores, el duque de Huéscar, Norma Duval... Casi todos.El recital comenzó con la Orquesta Sinfónica de Madrid, dirigida por José Collado, y la Obertura Norma, de Bellini, antes que Montserrat Caballé, vestida de negro, interpretase Casta diva. Después llegaron Rossini (L'ora fatal s`apressa ... ) y Verdi (Canzone del salice ed Ave Maria), antes del descanso en el que el alcalde de Madrid, Álvarez del Manzano, entregó a la soprano una placa conmemorativa.

En la segunda parte, la Caballé sustituyó pieles por pedrería e interpretó a Puccini (O mío bambino caro), Cilea (Io son Pumile ancella), Masenet (Pleurez, preurez mes yeux), Rodrigo (En Aranjuez), José María Cano (Hijo de la luna), Quintero-Guillén-Mostazo (El día que nací yo) y Lloyd Weber (El fantasma de la ópera). Después, rosa en mano, los bises. Comenzaba el año atípico de la cantante.

En el disco Eternal Caballé hay más de dos horas de voz de la soprano española. Grabado este año en Reino Unido con la English Chamber Orchestra y la. Philarmonia Orchestra y editado en un doble compacto, este trabajo tiene el morbo de escuchar a la Caballé en canciones muy alejadas de su repertorio tradicional y ya conocidas en otras voces. Es el caso de Hijo de la luna (Mecano), Paraules d`amor (Joan Manuel Serrat), Ojos verdes (Concha Piquer) y El día que nací yo (Imperio Argentina).

En su recital de anoche, Montserrat Caballé sólo interpretó En Aranjuez, Hijo de la luna y El día que nací yo, las tres en la segunda parte coincidiendo con la retransmisión en directo del evento por TVE-1.

Junto a estas canciones, las 19 que completan el doble álbum se corresponden más con el repertorio habitual de la cantante. Eternal Caballé, cuya tirada inicial en España ha sido de 20.000 ejemplares, se publicará próximamente en todo el mundo mientras la soprano española prepara versiones en inglés, francés e italiano de Hijo de la luna y En Aranjuez, las dos canciones que centran el lanzamiento publicitario del disco.

Pero Montserrat Caballé no parece dispuesta a dejar de trabajar ni un instante. Tras la presentación de Eternal Caballé, la soprano debe continuar su frenética actividad dando los últimos toques a Montserrat se viste de Gala, el disco que actualmente graba en Madrid y en el que mezcla su voz con la de Antonio Gala recitando sus poemas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de diciembre de 1991