Fallece André de Mandiargues, el úItimo de los estetas surrealistas

El escritor André Pieyre de Mandiargues, fallecido el pasado viernes en París a los 82 años de edad, será enterrado el miércoles en el cementerio del Pére Lachaise de la capital francesa. Orfebre de la escritura, dotado de una vena barroca y surrealista, obsesionado por el erotismo y la muerte, por lo extraño y lo fantástico, amigo del escritor André Breton y de los pintores Miró y Max Ernst, Mandiargues deja una obra compuesta por unos 50 libros de poesía, novela y ensayo. En 1967 recibió el Premio Goncourt por su novela La marge (El margen).Mandiargues solía afirmar que necesitaba sentir "la presencia de la belleza". "El amor y la poesía son, las dos únicas cosas que he tomado en serio en esta vida", dijo hace unos meses a una periodista francesa en el curso de una entrevista.

A esa pareja el escritor debería haber añadido la pintura, que fue una de sus pasiones y a la que consagró hermosas páginas. Los pintores Max Ernst, Miró, Chagall y Leonor Fin¡ fueron sus amigos; la pintora Bona fue su esposa.

André Pieyre de Mandiargues fue un esteta. Toda su obra está impregnada por la influencia del romanticismo alemán y el surrealismo. No tuvo ocasión, por razones obvias, de entrar en contacto personal con el primero, pero tras la II Guerra Mundial Mandiargues frecuentó a André Breton y a los surrealistas. Puso entonces su estilo elegante, aristocrático casi, al servicio del mundo de rituales bárbaros, erotismo refinado y decorados insólitos promovido por Breton.

Viajes y exploraciones

Nacido en 1909, en el seno de una familia burguesa de París, Mandiargues pasó su juventud entre lecturas, viajes por Europa y Oriente y exploraciones arqueológicas. En 1940 comenzó a publicar sus primeros poemas; en 1947, sus primeros relatos cortos; en 1956 apareció su primera novela.Su primer éxito literario llegó en 1963 con La motocicleta, la historia de una muchacha que a lomos de una inmensa moto llamada El Toro Negro viaja a He¡delberg en busca de su amante. Ese tema fue adaptado años más tarde al cine e interpretado por los actores Alain Delon y Marianne Faithfull. En 1967, Mandiargues ganó el Premio Goncourt con La marge.

Hasta el final de sus días, André Pieyre de Mandiargues recibió la visita de artistas jóvenes en su casa repleta de libros y cuadros del viejo barrio parisiense del Marais. Era un hombre altivo, elegante e irónico, uno de los últimos dandis de nuestro tiempo.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Cuando se le preguntaba por sus capacidades como crítico de arte, solía hacer un gesto con la mano para quitar importancia al asunto y afirmaba: "No, yo soy un mero voyeur del arte". En uno de sus poemas dejó escrito su epitafio: "Tan sólo vivo para amar. He vivido iluminado. Morir me divertirá quizá. Moriré sin desamor".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS