Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SANIDAD

Dos médicos franceses, acusados de operar a personas sanas

Los doctores Pierre Leandri y Georges Rossignol, urólogos de la clínica Saint-Jean-Languedoc de Toulouse, han sido acusados de "falsificación, utilización de documentos falsos, estafa y golpes y lesiones causadas voluntariamente". El juez les exige una fianza de un millón de francos (unos 19 millones de pesetas).La increíble historia de los dos urólogos franceses, de prestigio internacional, comienza hace dos años, cuando un hombre de 55 años es enviado por su médico a la clínica Saint-Jean-Languedoc con piedras en la vesícula. Los especialistas de la Clínica dictaminan un cáncer y la conveniencia de extraer el órgano enfermo y aplicar quimioterapia.

El paciente no se resigna a un diagnóstico que comporta incontinencia urinaria, una casi segura impotencia y cuatro horas de quirófano con un cierto riesgo. Su médico se pone en contacto con el laboratorio que analizó el tejido supuestamente enfermo y allí aseguran que ellos nunca han hablado de cáncer. Pero Leandri y Rossignol insisten por escrito: el tumor es canceroso y hay que cortar por lo sano.

El enfermo recurre a otro laboratorio. El nuevo análisis niega también la existencia de cáncer, pero otro urólogo de París, después de recibir una carta de los especialistas de Toulouse, sí cree en. la existencia del tumor maligno. Otro análisis de la primera muestra de tejido no da rastro de cáncer. El director del laboratorio asegura que, si algún documento afirma lo contrario, alguien ha falsificado el informe.

El asunto llega a manos de la justicia. Se cuestionan anteriores diagnósticos e intervenciones. La clínica no da facilidades para la investigación. Rossignol se defiende asegurando que estas operaciones -4.000 francos (unas 80.000 pesetas para el cirujano)- sólo representan el 3% de sus ingresos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 15 de diciembre de 1991