Ingresa en prisión el militar detenido por el secuestro de la hija de un industrial

El teniente de Infantería Trinidad Valdés Navarro, de 51 años, presunto autor del secuestro de Amparo Salvador Camps de 34, ingresó ayer en la cárcel Modelo de Valencia. El titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Paterna, Horacio Badenes, decretó la prisión provisional y sin fianza tras escuchar la declaración del teniente. Amparo Salvador explicó ayer que nunca pensó que peligrara su vida, pero reconoció que estaba "muerta del susto".

Trinidad Valdés se negó a declarar sobre el secuestro de la hija del presidente del consejo de administración de Río Productos Alimenticios, SA, Rafael Salvador, y tampoco quiso explicar si había ratificado ante el juez la declaración que realizó a la policía en la que se declaró el único autor del secuestro. "No tengo nada que decir. Es un momento muy delicado e inoportuno", dijo Valdés.Amparo Salvador fue secuestrada a punta de navaja el pasado día 12 cuando regresaba por la noche a su domicilio en la urbanización Montecañada, en Paterna. El teniente Valdés, natural de Lorca (Murcia), casado y con dos hijas, está desde hace tres años en la reserva activa. Cuando fue detenido el viernes explicó a la policía que el móvil de su acción fue únicamente económico.

Mientras, Trinidad Valdés esperaba declarar en las dependencias de los Juzgados de Paterna, en el Ayuntamiento de la localidad, Amparo Salvador recordaba con pesar, en una conferencia de prensa, los dos días que permaneció retenida.

"Como me daba pastillas estaba relajada, pero cuando me despertaba pensaba que al día siguiente también me iba a levantar en el mismo lugar", confesó ayer Amparo. Ésta insistió ayer en la sorpresa que le causó la forma tan correcta en que se comportó su secuestrador. "El primer día me preguntó que quería desayunar y me puso pastas, cruasanes y chocolate. Me sorprendía que se portara bien, incluso llegó a guardarme las lentillas en un papelito", contó.

Pensar en la familia

"Sólo pensaba cómo estaría mi familia, cómo se encontraría mi padre. Cuando me puse al teléfono para decirle que yo me encontraba bien, él me explicó que no me preocupara, que teníamos muy buenos amigos", dijo Amparo, que reconoció que al terminar la conversación lloró: "Cogí una plorera [llorera] impresionante y él al verme me arropó".Amparo Salvador explicó que cuando iba al cuarto de baño el secuestrador respetaba su libertad y que desde la ventana podía ver una piscina y unos chopos por lo que supuso que, se encontraba en alguna urbanización. Según explicó el jefe superior de policía de Valencia, Jesús Prol, Amparo Salvador estuvo encerrada en un apartamento de la localidad de Denia (Alicante).

"Llegué a pensar", señaló la mujer, "que podía saltar por el ventanal y escaparme, pero me daba cuenta de que me encontraba floja, porque las piernas no me respondían". Así relató su secuestro la hija del industrial en la mañana de ayer.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 18 de noviembre de 1991.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50