Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La acusación de que Maxwell colaboró con el espionaje israelí, fruto de un engaño

La acusación de que el fallecido magnate Robert Maxwell tenía conexiones con el espionaje de Israel podría muy bien ser falsa. Parte de los datos en que se basa el periodista norteamericano Seymour Hersh, autor del libro The Samson option (La opción Sansón), para afirmar que Maxwell colaboraba con el Mosad le fueron facilitados por Joe Flynn, un conocido vendedor de falsas exclusivas periodísticas.

Flynn ha declarado al dominical londinense The Sunday Times que "todo era mentira". "Reconozco que este tal Flynn es el hombre con quien tratamos y que es un timador. Si es un timador profesional, es realmente brillante", admitió Seymour Hersh, uno de los periodistas más prestigiosos de Estados Unidos y ganador de un premio Pulitzer. El equipo de investigación de The Sunday Times conoce bien la profesionalidad de Joe Flynn, porque ellos mismos han sido en alguna ocasión víctimas de sus engaños.Seymour Hersh y su editor inglés, Matthew Evans, dijeron tras la muerte de Maxwell que disponían de pruebas decisivas sobre la implicación del magnate en el secuestro del ingeniero Mordecai Vanunu por el Mosad israelí, en 1986. Tales pruebas se remitían a un supuesto investigador privado al que dos periodistas del Daily Mirror, el principal periódico de Maxwell, habrían contratado en aquella época para que siguiera el equipo de The Sunday Times que mantenía oculto a su informador Mordecai Vanunu.

Uno de los dos periodistas era, según Hersh, Nick Davies, recientemente despedido del Mirror. La reunión entre periodistas y detective respondió a órdenes directas de Maxwell, siempre según Hersh, y se celebró en el lujoso hotel Cornavin de Ginebra (Suiza).

Pero toda la historia podría derrumbarse por el hecho de que el presunto detective e informador de Hersh, Patrick Begg, no era otro que Joe Flynn. El timador ha percibido de Hersh y su editor un total de 1.290 libras (unas 240.000 pesetas) a cambio de su desinteresada colaboración, en tres pagos cuyos comprobantes están en poder de The Sunday Times.

Acuerdo roto

Matthew Evans, el editor, se negó a hacer declaraciones sobre el asunto "hasta haber hablado con Hersh". El fiasco afectaría solamente a una pequeña parte de los contenidos de La opción Sansón, cuyo tema central es el desarrollo del arsenal nuclear israelí, pero desacredita las acusaciones lanzadas contra Robert Maxwell.Flynn afirma que ha revelado el engaño porque Hersh y Evans rompieron su promesa de no revelar cómo habían conseguido la información. "Soy un timador", dijo a The Sunday Times, "y mi obligación era engañarles, coger el dinero y dejarles tranquilos. No tenía ninguna intención de avergonzar a Evans, porque me gusta, es muy buena persona. Pero no respetaron el acuerdo que teníamos de mantener nuestras reuniones en secreto. Así que el acuerdo está roto".

Joe Flynn, que siempre actúa con nombres y personalidades falsas, tiene una larga historia profesional. Este año dice haber obtenido ya casi 13 millones de pesetas vendiendo información falsa a distintos medios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 18 de noviembre de 1991