Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL CONFLICTO EN LOS BALCANES

Serbia rechaza el plan de paz de la Comunidad

La negativa de Serbia y Montenegro a aceptar cualquier propuesta comunitaria que contemple la desaparición de Yugoslavia como Estado para formar en su lugar un conjunto de repúblicas soberanas e independientes, y el recrudecimiento de los combates, a pesar de la firma del duodécimo acuerdo de alto el fuego, pusieron fin ayer de forma abrupta en La Haya a la octava sesión plenaria de la conferencia de paz para el país balcánico. Lord Carrington, presidente del foro holandés, propondrá el próximo viernes en Roma a los ministros de Exteriores de los Doce suspender la conferencia, si las partes no respetan la tregua.

Durante la reunión del viernes debe decidirse en principio, la imposición de sanciones económicas a las repúblicas que continúen las hostilidades. Si los disparos vuelven a sonar, las reuniones de La Haya serán suspendidas de forma indefinida.La presidencia colegiada al completo y los presidentes de la seis repúblicas yugoslavas abandonaron ayer Holanda con pesimismo. Algunos, como Slobodan Milosevic, mandatario serbio, ni siquiera quisieron discutir a fondo la revisión del proyecto del tratado comunitario que describe los posibles arreglos políticos para la futura Yugoslavia. "La CE no está autorizada para sancionar a un país. Ésta es una atribución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y espero que sea respetada", dijo Milosevic. "No creo además que la opinión pública acepte semejante acción contra los que desean mantener su unidad". Milosevic y su homólogo montenegrino, Momir Bulatovic, se negaron a aceptar el capítulo primero del tratado, "porque asume que Yugoslavia ya no existe".

'Farsa inaceptable"

Lord Carrington trató de dulficar la situación, pero fue también categórico. Por un lado, señaló que las posturas entre las repúblicas no están tan enfrentadas como parece y un arreglo político no debe ser excluido. Luego, sin embargo, afirmó: "Lo esencial para mantener esta conferencia de paz es que cesen las luchas en Yugoslavia. Si el nuevo alto el fuego recién acordado no se respeta, habrá que recomendar el cierre indefinido de este foro. La lucha sólo lo convierte en una farsa inaceptable".

[En un nuevo intento para lograr una solución política, lord Carrington y Cyrus Vance, emisario personal del secretario general de la ONU, Javier Pérez de Cuéllar, viajarán en las próximas horas a Belgrado, informa EFE desde la capital yugoslava.]

El nuevo borrador del tratado comunitario incluye algunas enmiendas importantes que Serbia analizó de forma somera. Una de ellas es la relativa a la posibilidad de que las repúblicas que así lo deseen formen un Estado común. Este punto aparece ahora en el capítulo primero, pero no se menciona el nombre de Yugoslavia para ese posible Estado. Esta omisión, inaceptable para Milosevic, le hizo olvidar la supresión de otro apartado antes muy delicado para él y que se refería a la restitución del estatuto de autonomía que las provincias de Kosovo y Voivodina disfrutaban hasta 1990, fecha en que fue abolido por Serbia. El párrafo completo ha desaparecido pero Serbia no llegó a esa página.

El nuevo borrador incorpora la formación de una comisión de arbitraje que vería los casos presentados por las distintas repúblicas cuando sus responsables crean que se ha vulnerado alguno de los principios del tratado comunitario.

Eslovenia, por su parte, volvió a desmarcarse ayer de las discusiones políticas con el escepticismo que la caracteriza. Su presidente, Milan Kucan, afirmó que la formación de un grupo de repúblicas independientes constituye sólo una de las muchas posibilidades a tener en cuenta en la futura Yugoslavia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de noviembre de 1991

Más información

  • Milosevic no firma el tratado "porque asume que Yugoslavia ya no existe"