Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL CONFLICTO EN LOS BALCANES

La ONU pide medidas de ayuda para los refugiados de la guerra yugoslava

El Alto Comisariado de las Naciones Unidas para los Refugiados está preparado para elaborar un plan de ayuda destinada a los miles de personas desplazadas por sus hogares por culpa de la guerra que asola Yugoslavia. Para actuar sobre el terreno, su presencia debe contar con el apoyo de la comunidad internacional y de todas las partes involucradas en la lucha.La iniciativa de acudir a esta institución humanitaria ha partido del propio Javier Pérez de Cuéllar, secretario general de la ONU, y aparece en sus observaciones añadidas al informe elaborado por Cyrus Vance, su enviado en este conflicto. El texto completo fue presentado a finales de octubre ante el Consejo de Seguridad de la ONU.

"Hay que parar las matanzas", afirma Pérez de Cuéllar. "Todas las partes deben aceptan el hecho de que las muertes no resuelven nada. Antes al contrario, complican cualquier posibilidad de negociar una solución". Precisamente ayer, lord Carrington anunció la adopción de un nuevo acuerdo por parte de todos los asistentes al plenario de La Haya, que exige el respeto a la Cruz Roja. "Su presencia en cualquier lugar donde afloren los combates no debe ser estorbada para que esta institución pueda trabajar allí donde haya heridos", dijo.

A lo largo de tres páginas, el secretario general de la ONU constata también en sus anotaciones que el tiempo corre en contra de la adopción de un acuerdo para Yugoslavia. "Esta situación afecta al país balcánico y a sus repúblicas, pero también a sus vecinos y a toda la comunidad internacional. Es, en suma, un conflicto que amenaza la paz y la seguridad de todos", afirmó.

Pérez de Cuéllar concluye recordando que Yugoslavia es uno de los miembros fundadores de la ONU que más ha contribuido a facilitar los trabajos de la organización a lo largo de los años. Debido a ello, su actual secretario general, que muestra gran respeto hacia todos sus pueblos, espera que ahora "sean capaces de superar la situación y llegar a un acuerdo que los alcance a todos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de noviembre de 1991