Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Paesa se entrega y sale en libertad sin pasar por el juez Garzón

El ex diplomático Francisco Paesa, acusado de colaboración con banda terrorista y de haber coaccionado a una testigo del caso Amedo, se entregó ayer en la Audiencia Nacional y quedó en libertad sin prestar declaración y sin que el juez Baltasar Garzón, que le tenía reclamado por rebelde, tuviese opción a decidir sobre su situación. La libertad de Paesa fue acordada por el mismo tribunal que juzgó a Amedo y Domínguez en una escueta resolución fundada en la "extensión de las posibles penas a imponer". El abogado de la acción popular, José Luis Galán, afirinó: "Si no ha habido pacto, huele bastante".

Tras haber sido buscado durante casi tres años por la.justicia española, después de estar reclamado internacionalmente a través de Interpol por la propia Audiencia Nacional, y teniendo sobre sí una orden de prisión incondicional desde 1988, Paesa ventiló su asunto en apenas dos horas de estancia en la Audiencia Nacional, sin que nadie diese cuenta de su presencia al juez que le tenía reclamado.Según fuentes de la Audiencia Nacional, Paesa ni s¡quiera prestó declaración ante el juez de guardia, ni, ante el tribunal que acordó su puesta eri. libertad tras "dejar sin efecto la rebeldía decretada" por el juez instructor.

Francisco Paesa. se presentó ante el juez de guardia, Ismael Moreno Chamarre, acompañado por su abogado, el catedrático de Derecho Penal Manuel Cobo del Rosal. El juez Ismael Moreno, ex inspector del Cuerpo General de Policía, se limitó a extender un acta de comparecencia y ordenó su puesta a disposición de la Sección Tercera de la Audiencia Nacional, el tribunal que juzgó a los policías. José Amedo y Michel Dominguez.

Este tribunal, presidido por Juan Antonio Jirriénez Alfaro, "teniendo en cuenta la extensión de las posibles perias a imponer", acordó la libertad provisional de Paesa, sin ninguna clase de fianza y con la única obligación de comparecer los días 1 y 15 de cada mesante el piropio tribunal y designar un domicilio para notificaciones. El acuerdo dejó sin efecto la rebeldía acordada por Garzón y ordenó remitir el sumario a este juez, "con el fin de que practique indagatoria y concluya el rnismo"

Fuentes judiciales de la Audiencia Nacional calificaron de "irregular" y "absolutamente alucinante" la puesta en libertad de Paesa e indicaron que es la primera vez que una persona cuya captura ha sido reclamada por un juez sale en libertad sin que el propio juez se entere.

Dichas fuentes indicaron que la libertad de Paesa debió ser acordada por una sala instructora y no por la sala que sentenció una causa en la que está implicado Paesa. Es decir, el tribunal sentenciador resolvió un incidente sumarial, incurriendo en inhabilitación para juzgar en su momento al procesado.

Paesa está reclamado por un delito de colaboración con banda terrorista, delito que no contempla la sentencia del caso Amedo, que consideró que los policías pertenecían a una "asociación ¡lícita". Sin embargo, dicha sentencia no es firme y el Tribunal Supremo podría variar esta tipificación, tal y como han solicitado los abogados de la acusación, por lo que no cabe aplicar la tipificación de los hechos del caso Amedo a la situación de Paesa, según las mismas fuentes.

La acusación no lo supo

Además, el juez instructor no tuvo oportunidad de dar cuenta al rebelde del auto de prisión dictado contra él, medida esta última que quedó revocada por el tribunal antes de que Paesa tuviese "conocimiento oficial". Tampoco se dio cuenta de la entrega de Paesa a la acusación popular personada en el sumario. La sala presidida por Jiménez Alfaro contó como único soporte con un informe del fiscal jefe, José Leopoldo Aranda, despachado con inusitada rapidez en la misma mañana de ayer y en el que, según fuentes de la Audiencia Nacional "no se oponía a la libertad de Paesa".

El abogado de la acción popular, José Luis Galán, se personó en la Audiencia Nacional al tener conocimiento de la entrega de Paesa. El letrado, que anunció su intención de recurrir el auto de libertad de Paesa dijo respecto a la entrega del huído: "Si no ha habido pacto, huele bastante". "La puesta en libertad de este señor ha sido totalmente irregular porque en el momento en que este señor compareció, el tribunal debió citar a las partes para que éstas informasen previamente sobre la libertad, y no darnos los hechos consumados".

"La propia sala", agregó Galán, "ya le había entreabierto la puerta con la sentencia del caso Amedo, y hoy le ha acabado de abrir la puerta de entrada a casa". Galán consideró "realmente curioso" el fundamento jurídico por el que se pone en libertad a Paesa, porque "al decir que tiene en cuenta las posibles penas a imponer, está prejuzgando el caso. Lo que procede precisamente es la prisión provisional de Paesa, no la libertad".

Al ser preguntado ayer el ministro del Interior por la entrega de Paesa, José Luis Corcuera comentó escuetamente: "Me parece bien".

Paesa fue procesado por presionar a la ex amante de Michel Domínguez, Blanca Balsategui, para que testificase a favor de los policías del caso Amedo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de octubre de 1991

Más información

  • "Huele a pacto", dice la acusación