Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REACCIÓN SOCIAL ANTE LA MARGINACIÓN Y LAS DROGAS

Las casas gitanas de Mancha Real serán rehabilitadas por voluntarios

Las movilizaciones vecinales contra traficantes y consumidores de droga se han radicalizado durante las últimas horas, alcanzando especial virulencia en Madrid y Valencia, donde el lunes por la noche una carga policial provocó 35 heridos. Anoche continuó el clima de tensión en el barrio y se produjeron cuatro detenciones de ultras armados con cócteles mólotov. Las protestas se han extendido a otros puntos, como Orense, Santander Murcia y Sevilla, donde los vecinos amenazan con crear patrullas ciudadanas. Mientras, el ministro del Interior, José Luis Corcuera, defendía el proyecto de ley de seguridad asegurando que es imprescindible para luchar contra el narcotráfico.

Voluntarios de Cruz Roja y constructores de la provincia de Jaén serán los encargados de rehabilitar las siete viviendas gitanas de Mancha Real destrozadas por los manifestantes el pasado mes de mayo, según se acordó en una reunión celebrada ayer en la que estuvieron presentes el gobernador civil, Joaquín Íñiguez, representantes de las seis asociaciones gitanas de la provincia, miembros de la familia gitana de los Romero y representantes de la Junta de Andalucía y de Cruz Roja.Empresarios de la construcción de Jaén han manifestado su intención de emprender las obras después de que el pasado lunes el constructor encargado de reallzarlaís, José García Cruz, se negase a rehabilitar las viviendas alegando que no Iría a Mancha Real mientras exista la actual oposición vecinal que le obligaría a trabajar bajo protección policial.

Cruz Roja pondrá un técnico a disposición del constructor seleccionado, con el objetivo de dar una legitimación social a la empresa que realice la obra, según indicó ayer el delegado de Gobernación, Juan Torres. El delegado añadió que Cruz Roja supone una garantía humanitaria: "En las guerras no les disparan, espero que en Mancha Real los acaben aceptando".

Ayer se anunció que las obras se iniciarán a finales de esta semana o principios de la próxima. "Si los vecinos siguen manteniendo una postura reacia a la rehabilitación, creo que las autoridades competentes van a tomar cartas en el asunto con medidas más drásticas", dijo ayer el presidente de la Federación de Asociaciones Romaníes de Andalucía (FARA), José Maldonado. Al parecer, vecinos de Mancha Real, según contó Maldonado, estarían dispuestos a comprar las siete casas propiedad de la comunidad gitana para evitar su vuelta al pueblo.

Las obras, que durarán aproximadamente un mes, podría realizarlas, ya que es necesaria la presencia de albañiles, carpinteros y cristaleros, una empresa de fuera de la provincia, en caso de que volviese a producirse una negativa de los constructores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de octubre de 1991