Dos velocidades

Demasiados ven la unión monetaria y económica en términos políticos muy estrechos. Algunos, por ejemplo, creen que es la forma de atar bien a la Alemania nuevamente unida dentro de la CE. Otros insisten en que dicha unión no debe separar a unos Estados de otros. Pero nada debe dividir más a los alemanes que una constitución monetaria inferior a aquella de la que ya gozan. La legitimidad política de la CE en otros países estaría en peligro si se asociara la unión monetaria y económica con años de crecimiento lento y alto desempleo. Tal y como ha sido a lo largo de la historia de la CE, la integración política se seguirá únicamente de la integración económica.La unión monetaria y económica debe ser un matrimonio sin divorcio. (...) ¿Por qué deberían aceptar los alemanes o los holandeses una nueva moneda cuyos promotores no han demostrado nunca un compromiso monetario comparable al suyo? (...) La unión monetaria y financiera no debe ser un obstáculo para la ampliación de la CE, aunque un movimiento en dos velocidades hacia la misma crearía un ambiente más acogedor para los nuevos miembros.

Si la unión monetaria va a tener lugar en los próximos años (...), no puede incluir a todos los miembros actuales de la CE. (...) Tanto da si al resultado de la unión le llamamos movimiento de dos velocidades o movimiento de una velocidad con derogaciones; hay pocas diferencias.

, 19 de septiembre

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0019, 19 de septiembre de 1991.

Lo más visto en...

Top 50