Borrell exige un consenso político para reformar la ley de arrendamientos

El ministro de Obras Públicas y Transportes, José Borrell, anunció ayer una aceleración en la elaboración de la norma que modificará el decreto Boyer sobre alquileres. Por contra, matizó que el resto de medidas destinadas a la reforma del mercado del alquiler -la nueva Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU)- requerirá "un amplio consenso político", lo que en la práctica supone un aplazamiento.

Borrell aprovechó la comparecencia ante la Comisión de Obras Públicas, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, Urbanismo, Transportes y Comunicaciones del Senado para explicar el futuro de la reforma del mercado del alquiler y el momento en el que se encuentra la elaboración del plan de vivienda 1992-1995.El titular de Obras Públicas y Transportes anunció que en cuanto se acabe la discusión sobre presupuestos, el Gobierno abordará en profundidad la reforma del mercado del alquiler. La intención del ministro es llevar a la Comisión Delegada de la última semana de septiembre un amplio informe en el que se acometa tanto la modificación del decreto Boyer como los posibles enfoques de una nueva LAU. No obstante, es improbable que, tal y como se barajó en un momento, ambas innovaciones se incluyan en un mismo paquete.

Borrell, a pesar de que tras su comparecencia reconociera que la fórmula ideal sería hacer una gran reforma general, dijo a los senadores que "de momento estamos trabajando en la modificación de la Ley 2/85 [decreto Boyer], y pensando si es posible diseñar medidas para lograr un mercado de alquiler más equitativo y eficaz". El ministro argumentó esta postura al asegurar que "el único compromiso electoral que tenemos es modificar el decreto Boyer". "El resto", continuó, "constituye un problema muy complejo que requiere un amplio y sólido consenso político", lo que en la práctica supone dilatar la tan anunciada reforma de la LAU. Esta prudencia del ministro tiene su explicación en las consecuencias políticas que puede conllevar la nueva LAU, sobre todo en lo relativo a la regularización de las rentas antiguas. La sombra de un nuevo catastrazo está haciendo sopesar mucho cualquier retoque en los arrendamientos.

Plan de vivienda

Sobre el plan de vivienda, Borrell resaltó que se va a llevar a cabo un mayor control sobre los subsidios, "puesto que los beneficiarios pueden ver variado su nivel de ingresos de tal forma que transcurrido un tiempo ya no le fuera necesaria la ayuda pública". En la actualidad existe esa revisión cada cinco años, si bien en la práctica no se aplica.El ministro anunció que el decreto que recoge todas las actuaciones protegibles en materia de vivienda será aprobado antes de que finalice este año. Entre estas medidas destacan el abanico de subvenciones vía tipos subsidiados, que van del 4 al 11 %. Por otra parte, cuantificó en 77.000 el número de viviendas financiadas en lo que llevamos de año, "por lo que estamos cumpliendo el objetivo fijado en el plan 460.00".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción