Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:LA AUTOVÍA DE LA POLÉMICA

"Ellos han cedido más que nosotros"

San Sebastián
El diputado general de Guipúzcoa, Eli Galdos (PNV), justifica en esta entrevista el cambio de actitud de esta institución en el conflicto de la autovía con Navarra. A su juicio, quien ha modificado sustancialmente su posición es la coordinadora Lurraldea, y la aceptación de la propuesta de este colectivo hay que entenderla por el particular clima político social existente en el País Vasco y por la viabilidad misma de este proyecto, cuyo coste en seguridad para el tramo guipuzcoano se evalúa en 4.000 millones de pesetas a causa de la amenaza de ETA.

Pregunta. Usted ha comentado hablando de las presiones que ejerce ETA como poder fáctico, que vivir aquí no es, por ejemplo, como vivir en París. ¿Es la peculiar situación político-social de Euskadi lo que permite entender este acuerdo con la coordinadora Lurraldea?

Respuesta. Prefiero contestarle con otra pregunta. El trazado oficial de la autovía contaba inicialmente con sólo dos túneles que, posteriormente, fueron ampliados hasta un total de cinco. ¿Por qué se incorporaron esos tres nuevos túneles y se introdujeron otras mejoras llamadas ecológicas? ¿Se hubieran modificado si no hubiera habido una presión?. Aquí nos movemos siempre pensando que estamos en un contexto de presiones determinado que no es el mismo efectivamente que el que pueda haber en París, en Austria o en Zamora. También el periodista cuando habla pues, no sé, con un señor de Herri Batasuna, está pensando que está hablando con alguien que puede tener una influencia en cierto sector, ¿no?. Todos estamos imbuidos, todos estamos..., no sé hasta qué punto, afectados por eso.

P. Lo que quiere decir es que también el anterior gobierno de la Diputación cedió a las presiones de Herri Batasuna.

R. !Claro que sí!. No, ceder, yo no digo que ... O. Aquí nadie cede, aquí tenemos en cuenta todas esas cosas. Ceder... . Ésa es una cuestión que cada cuál debe decidir en una reflexión personal. Lo que digo es que en este país todos tenemos en cuenta esta situación, incluido el anterior gobierno de la Diputación.

P. ¿Cómo se explica que un proyecto que fue desechado en su día atendiendo a criterios técnicos sea repescado ahora para dar una satisfacción a Herri Batasuna y ETA?.

R. No, no, no. Yo estoy absolutamente en contra de dar satisfacciones a unos y a otros. Lo que pasa es que hemos buscado un consenso. Y lo que no se entiende es que cuando se logra, precisamente, el consenso en un tema virulento como éste, que ha costado muertos, entonces resulta que nosotros estamos rompiendo el pacto de Ajuria Enea y que parece que estamos cediendo. Aquí, el que ha cedido de verdad, y hay que reconocerlo así, es Lurraldea que, de defender una solución corno la del Araxes ha venido hasta la alternativa institucional. Yo, desde luego, creo que eso es una victoria del Pacto de Ajuria Enea y de la presión social que el propio pacto ha generado.

P. Resulta, sin embargo, que esa búsqueda de consenso amenaza ahora con descolgar a partidos que sí forman parte del bloque democrático.

R. Bueno, yo creo que EA ha utilizado la ruptura del pacto en demasiadas ocasiones. Lo que dice el artículo 12 del Pacto de Ajuria Enea es que, y le leo textualmente: "Si se producen las condiciones adecuadas para un final dialogado de la violencia, fundamentadas en una clara voluntad de poner fin a la misma y en actitudes inequívocas que puedan conducir a esa convicción, apoyaremos los procesos de dialogo entre los poderes competentes". Eso es lo que yo he hecho.

P. Pero ahí se habla justamente del final de la violencia, del punto final, no de poner término a un frente para que ETA se concentre en otros.

R. Creo yo que ir terminando con parcelas de violencia tampoco está mal.

Pacto de Ajuria Enea

P. ¿Por qué no se convocó a los partidos del Pacto de Ajuria Enea inmediatamente después de que se recibiera la propuesta de Lurraldea?

R. Recibí al portavoz de Lurraldea, Jonan Fernández, porque decía que tenía cosas novedosas que decir, como así fue para nuestra sorpresa, y luego se ha informado a algunos portavoces. Cuando nosotros estábamos en la oposición nos enterábamos de las decisiones del diputado general por los periódicos;

P. ¿Es comprensible que un colectivo pretendidamente organizado en función de sus supuestas inquietudes ecologistas acepte un proyecto cuya impacto medio ambiental es similar al que ha rechazado radicalmente? ¿El ecologismo ha tenido algo que ver en esta batalla?.

R. Existe sí, pero no tanto. Para ellos es un triunfo que la autovía no atraviese totalmente el Leizarán y para nosotros el hecho de que la autovía siga discurriendo por el Leizarán significa que no hemos perdido toda la razón. En todo consenso, las dos partes deben de perder algo o dejar algo. Lo que ocurre es que, en este caso, los que más han dejado, para mí, son los de Lurraldea. Y ellos lo saben.

P. Pero teniendo en cuenta lo que representa cada una de las dos partes, ¿no es erróneo caer en el juego de las equiparaciones?. El consenso, en este caso, ¿no es entrar precisamente en su juego?

R. No, porque si Lurraldea es la enviada de Herri Batasuna en este caso, o si la modificación de las posturas de Lurraldea hace que también se modifiquen las posturas de Herri Batasuna, habremos logrado ampliar el consenso y también habrá desaparecido el conflicto de Leizarán. Si no es así, nosotros continuaremos con el proyecto oficial. Eso lo hemos dicho claramente.

P. ¿Qué garantías existen de que ETA dejará de atentar contra la autovía Andoain-Irurzun?

R. Yo no tengo garantía alguna. ¿Quién tiene garantías de que ETA no va a actuar?

P. No me refiero a un compromiso ante notario, sino de si ha habido recados, mensajes.

R. A mí no me ha llegado ningún mensaje, ningún recado. Lo que sí sé es que Herri Batasuna tiene algo que decir al respecto. No digo nada más salvo que imagino y espero que Herri Batasuna envíe también sus mensajes.

P. ¿Esa esperanza se asienta sólo en deducciones?

R. No se puede asentar en nada más. Al portavoz de Herri Batasuna lo único que le he preguntado es si estaba de acuerdo en que el conflicto finalizara de esta manera y él, a expensas de lo que diga la dirección de su partido, ha dicho que sí. Después de lo que decidan las Juntas Generales veremos si ETA dice públicamente lo que todos esperamos.

Declaración de ETA

P. La declaración de ETA es una condición impuesta por la Diputación?

R. Puede ser, aunque yo no la he impuesto. Pueden ser los propios partidos políticos los que impongan esa condición.

P. ¿Es capciosa la idea que ha quedado en la opinión pública de que este es un peaje que hay que pagar a ETA para que la autovía eche a andar?

R. Yo no hablaría de peajes, diría que a través del diálogo se ha encontrado una solución al proyecto. Y punto.

P. Teniendo en cuenta la importancia que se ha dado a los gestos en la política contra ETA, ¿no se corre el peligro de que esta organización terrorista capitalice este cambio de actitud e interprete: que esto es lo mínimo que puede conseguir si se embarcan en cualquier otra aventura? HB también reclarna una parte ele la victoria.

R. Cada uno hará la lectura que quiera. Y yo también hago la mía. Ha ganado el pacto de Ajuria Enea. Estos señores han caído maduros y nada más.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de agosto de 1991

Más información

  • Eli Galdos Diputado general de Guipúzcoa