Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:LA RONDA

Miedo a volar

Unos se inmovilizan, otros no paran de hablar y algunos se ponen agresivos. Es la forma de exteriorizar el miedo que muchos pasajeros de avión sienten a la hora de subir a bordo. Antes, volar era una aventura, pero ahora es una necesidad y muchas per sonas tienen que utilizar el avión. Lufthansa, líneas aéreas alemanas, ha organizado unos cursos de dos días para superar este miedo a volar.Estos cursos se vienen realizando hace 10 años en Alemania y ahora también se hacen en España. "Aunque todos tienen el mismo miedo, los alemanes son más reservados a la hora de contar sus miedos; los españoles no tienen ningún problema para decir dónde les duele y por qué tienen miedo", asegura Ivo von Kursell, promotor de la idea de trasladar a Madrid los cursos. Según estudios psicológicos, el miedo ataca de diferente forma a ambos sexos. A los varones les da más cardiaco y a las hembras les afecta al estómago.

Los cursillos se realizan un sábado y un domingo, en grupos de entre 8 y 15 personas. La primera clase la imparte una psicóloga. Los alumnos se sinceran con ella y le cuentan los motivos de su pavor. Un ejemplo puede ser el caso de un notario que se ponía muy nervioso cuando algún pasajero porque pensaba que se desequilibraba el avión. Otros sienten claustrofobia, vértigo, inseguridad...

La psicóloga Verena Munz escucha y calma a los miedosos, enseñándoles técnicas de relajación y respiración. El piloto Christoph Seeburg lleva a cabo la segunda parte del programa.

Se encarga (le enseñarles el avión y explicarles el manejo de cada pieza. Esta operación da mucha seguridad a los futuros pasajeros, sobre todo a los que sufren el síndrome del copiloto, que suelen ser gente muy autoritaria. Les relaja mucho ver la cabina y tocar sus mandos. El curso finaliza con un vuelo a Francfort, trayecto en el. que ponen en práctica la teoría aprendida durante los dos días.

Los que superan este trance se sienten muy agradecidos y aliviados. Más del 80% de los asistentes logra vencer su miedo y el resto, al menos, puede aprovechar las técnicas de relajación para otras facetas de su vida.

Hasta. ahora las clases costaban 55.000 pesetaN, pero a partir de septiembre suben a 95.000.

Lufthansa, calle Cardenal Marcelo Espinola, 2. 383 17 64

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de agosto de 1991