Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hashimoto resta importancia a su eventual dimsión por el fraude nipón

El ministro de finanzas japonés, Ryutaro Hashirnoto, restó ayer importancia tanto a las informaciones que apuntan a su próxima dimisión como a las opiniones a favor de la misma, después de que se conociera que su secretario ha mediado en uno de los fraudes bancarios que están sacudiendo el mundo financiero nipón, según informa la agencia Reuter.La respuesta del responsable de la economía japonesa a las preguntas sobre su eventual dimisión fue que ahora su principal preocupación es averiguar lo que realmente ha ocurrido en los últimos escándalos y evitar que, en el futuro, puedan reproducirse. Hashimoto añadió que eso es mucho más importante que el interrogante sobre su permanencia o no al frente del ministerio de Economía.

El anuncio de la dimisión de Ryutaro Hashimoto apareció en la edición de ayer del periódico de Tokio Yorniuri Shimbun, que citaba fuentes del Partido Liberal Democrático, ahora en el poder, según informa Efe. El diario -que es uno de los más prestigiosos de Japón- concluía que el responsable de las finanzas niponas abandonará su cargo a finales de mes.

Indiferencia bursátil

La bolsa y el mundo económico japonés reaccionaron ayer con indiferencia a la posibilidad de que el ministro dimita. Fuentes financieras consultadas por Reuter puntualizaron que lo verdaderamente importante no es si Hashimoto continúa o no en su actual cargo sino cuándo y cómo se resolverán los escándalos financieros abiertos. La principal preocupación en el mundo bursátil es el impacto bajista sobre las cotizaciones de los valores que aún puede tener el escándalo.La irregularidad que afecta más directamente a Ryutaro Hashimoto es la mediación de su secretario en la concesión de créditos ¡legales a, al menos, dos conocidos suyos. Estos obtuvieron primero certificados de depósito falsos del Banco Fuji que utilizaron como aval para la percepción del crédito.

Esta operación se conoció después de la publicación de una serie de irregularidades financieras en las que están involucrados los 17 mayores bancos bursátiles japoneses. Estas sociedades compensaron pérdidas bursátiles por unos 1.274 millones de dólares (unos 130.000 millones de pesetas) de más de 600 clientes. Los escándalos también incluyen la manipulación de acciones, así como la gestión de préstamos y carteras de operaciones para la mafia.

Antes de conocerse la vinculación directa del secretario de Hashimoto había presiones a favor de la dimisión del ministro al que se acusa de escaso control e, incluso, conocimiento de las irregularidades financieras ahora publicadas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de agosto de 1991