Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tráfico denuncia que la Policia, Municipal prefiere multar a cuidar en serio la seguridad vial

El subdirector de Seguridad Vial de la Dirección General de Tráfico (DGT), Fernando Ortega, achacó ayer buena parte de lo que calificó como "total indisciplina" de los conductores urbanos al hecho de que "las policías municipales no se aplican en serio a vigilar el cumplimiento de la Ley de Seguridad Vial". Los datos de la DGT dicen que entre el 12 y el 15% de los conductores son infractores habituales.Según Ortega, los automovilistas de las ciudades incumplen sistemáticamente las más elementales normas de tráfico. "Los motociclistas, en general, parecen desconocer, por su conducta, el significado de un semáforo en rojo, una dirección prohibida, o una acera de peatones", dijo el subdirector general, que responsabilizó en parte de este hecho a la actitud de las distintas policías municipales.

Es lamentable observar el comportamiento de absoluta pasividad de estos funcionarios ante infracciones tan graves como la ausencia de casco en los motociclistas, los coches que se saltan en rojo los semáforos, o los que circulan a velocidades intolerables en ciudad, señaló el subdirector de Seguridad Vial que atribuyó esta actitud a "políticas municipales de tráfico que no tienen ni pies de cabeza".

Según Ortega, muchos alcaldes no ordenan a la Policía Municipal de sus localidades que sea extremadamente rigurosa en la vigilancia y aplicación de las normas de seguridad vial "para evitar conflictos o la consiguiente impopularidad con los ciudadanos".

"Los agentes locales suelen justificar su vista gorda con los infractores diciendo que son ellos los más cercanos a los vecinos, pero este argumento, inaceptable en todo caso, es todavía menos sostenible en grandes ciudades o si se pone en comparación con la rigurosidad exigida a los funcionarios de la Guardia Civil de Tráfico en las carreteras", dijo Ortega.

El subdirector general se mostró convencido de que si los alcaldes dieran instrucciones "menos populares pero más estríctas" a los agentes municipales descendería notablemente el número de accidentes y víctimas en núcleos urbanos" y también los de carretera, porque el imprudente lo es tanto en la ciudad como fuera de ella".

Tráfico va a continuar, según Ortega, con su política de endurecer las sanciones para los autores de infracciones graves. Hasta principios de julio, Tráfico había incoado 70.000 expedientes para retirar el carne de conducir a otros tantos infractores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 6 de agosto de 1991