Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fidel Castro evita cualquier alusión política en la inauguración de los Juegos Panamericanos

AGENCIAS, El presidente de Cuba, Fidel Castro, evitó ayer cualquier alusión política en un breve discurso de 12 palabras con el que inauguró la undécima edición de los Juegos Panamericanos, que se celebran en La Habana con participación de Estados Unidos. Colectivos anticastristas afincados en EE UU se manifestaron en contra de la cadena de televisión ABC, que pagará una gran cantidad de dinero al Gobierno de Castro por la retransmisión de¡ evento. El Departamento del Tesoro de EE UU también se opuso a ello por considerar que supone una violación del embargo económico contra Cuba.

"Distinguidos invitados, atletas, compatriotas: declaro inaugurados los oncenos Juegos Panamericanos. Muchas gracias". Fidel Castro abrió con estas palabras una de las cita deportivas más importantes previas a los Juegos Olímpicos de 1992 y desperdició, sorprendentemente, un acto televisado y de gran repercusión mundial para realizar una de sus típicas alocuciones políticas contra el gobierno de George Bush.Mientras tanto, en Estados Unidos se avivó la polémica sobre la retransmisión del acontecimiento por la cadena norteamericana de televisión ABC. Diversos, colectivos anticastristas mostraron su repulsa al hecho de que el régimen de La Habana vaya a recibir de un medio de comunicación estadounidense una cantidad elevada aunque desconocida de dinero.

Los magnates de la cadena televisiva ABC evidenciaron su preocupación por la actitud contraria mostrada por el Departamento del Tesoro de EE UU. Dicho organismo ha denunciado lo que considera una contradicción evidente, como es el hecho de que un país que mantiene un embargo económico sobre Cuba acepte que una de sus cadenas; de televisión financie a dicho país con el pago de los derechos de retransmisión.

Si bien Fidel Castro inauguró en un tono festivo los Juegos Panamericanos, un ambiente bien distinto se vivió en las calles de varios estados norteameamericanos. Numerosas asociaciones de refugiados cubanos anticastristas y ciudadanos estadounidenses se manifestaron contra la citada cadena de televisión.

Por las calles del estado, de Miami miles de personas; se pronunciaron en contra de ABC. En las pancartas se podía leer: "ABC se niega a admitir que Castro es un dictador", "¿Por qué no informan sobre las violaciones de los derechos humanos en Cuba?" y "ABC es la oficina turística de Fidel Castro".

Crisis económica

Algunos observadores han achacado el sorprendente discurso de Castro, alejado de cualquier tono político antinorteamericano, a los ingresos que puede obtener de la famosa cadena televisiva. Esta cantidad sería una buena ayuda para paliar, en cierta medida, la crítica situación política por la que atraviesa el régimen cubano. Algunas informaciones cifran en nueve millones de dólares (unos 1.000 millones de pesetas) lo exigido por el gobierno de Castro por la exclusiva televisiva. Las mismas fuentes hablan de una acuerdo amistoso con el Departamento del Tesoro a cambio de una rebaja en dicha cantidad.

La cadena norteamericana ha realizado un despliegue espectacular para cubrir estos Juegos Panamericanos. El equipo lo conforman 300 personas, 15 unidades móviles, 40 cámaras y 50 magnetoscópios. Asimismo, tiene previsto emitir de 20 a 25 horas semanales de transmisión.

En la ceremonia inaugural, más de 30.000 espectadores presenciaron el espectáculo multicolor en un tono distendido y, festivo. Los atletas de los 39 países Inscritos en este acontecimiento deportivo desfilaron ante un público entusiasta que no reparó en aplaudir, aunque tímidamente, a los 700 integrantes de la delegación norteamericana.

Castro presenció feliz el espectáculo acompañado en todo momento por el Presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), el español Juan Antonio Samaranch. El público que llenó el estadio aclamó en varias ocasiones con gritos de "Fidel, Fidel al presidente cubano. La cantante española de ópera Montserrat Caballé se encargó de realizar un canto a la Barcelona Olímpica de 1992.

Seis medallas de oro

En el plano estrictamente competitivo la jornada no pudo ser más beneficiosa para Cuba, que ha convertido los Juegos en un duelo contra EE UU. Seis medallas de oro logró el equipo cubano, mientras que EE UU tuvo que conformarse con imponerse a Cuba en baloncesto masculino por 92-88. La primera medalla de oro cayó en la prueba de maratón, donde se impuso Alberto Cuba, lo que dio una gran satisfacción a Castro, que siguió la carrera con gran interés. El atleta realizó un tiempo de 2.19.29 horas. Después llegaron otras cinco medallas de oro en piragüismo.

En atletismo, el duelo entre norteamericanos y cubanos se anuncia titánico. Del total de las 43 disciplinas, en 26 es un atleta de EE UU el que ostenta la mejor marca lograda en unos Juegos Panamericanos. Cuba es segunda, con siete medallas, seguida de México con cinco. Brasil y Jamaica con dos, cierran el cuadro de vencedores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de agosto de 1991

Más información

  • El dinero pagado por la cadena ABC por la retransmisión provoca protestas en EE UU