Vecinos del barrio del Pilar se encierran para evitar que se construya una gasolinera

Medio centenar de vecinos de la urbanización Altamira, situada en pleno barrio del Pilar, se encerraron ayer en el despacho del concejal de la Junta de Fuencarral, distrito al que pertenecen, para protestar contra la instalación de una gasolinera. Los vecinos, que aseguran representar a una comunidad de 2.750 familias, consideran que la gasolinera destrozaría el entorno verde del barrio y supondría un peligro en potencia para el vecindario, ya que la idea es construirla justo al lado de la urbanización, sobre una importante conducción de gas.Los manifestantes estuvieron encerrados en la junta por espacio de tres horas. En un principio, la intención de los vecinos era entrevistarse con su concejal, Miguel Martín Vela, pero éste se encontraba de vacaciones.

La colonia Altamira, con 41 bloques de viviendas, está delimitada urbanísticamente por la calle de Monforte de Lemos y por el parque de la Alcazaba, y en la actualidad apenas dispone de solares vacíos para edificar. Tan sólo una pequeña y céntrica franja de terreno había aguantado hasta la fecha sin ser edificada.

El emplazamiento de la nueva y polémica gasolinera, en un cruce ole la futura avenida de Asturias, y la plaza de Mondoñedo, se ve favorecido por la salida en esta zona de la calle de Sinesio Delgado. Los vecinos entienden que detrás de la licencia concedida para construir la estación de servicio hay algo raro: "Esto es zona verde, edificable nada más que para uso público, y ahora el Ayuntamiento le cambia esta gasolinera al ex jugador del Atlético Feliciano Muñoz Revilla por otra que éste tiene en la calle de Alcalá".

Los vecinos se muestran firmes, organizados y "dispuestos a casi todo con tal de que", dicen, "no nos coloquen debajo de nuestras casas este auténtico polvorín".

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 02 de agosto de 1991.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50