Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

24 horas después de la tormenta, cinco distritos continuaban sin luz

La tormenta que en la tarde de ayer afectó a la región, especialmente a la zona sur, pudo provocar más de un disgusto a causa de la intensa velocidad del viento, que alcanzó los 100 kilómetros por hora, según datos del Instituto Nacional de Meteorología.En Anchuras (Ciudad Real), dos jóvenes madrileños de unos 20 años perdieron la vida al caer sobre ellos un rayo. En la capital, muchos barrios estuvieron más de 24 horas sin fluido eléctrico por destrozos en las líneas causados por el viento, especialmente en las de la compañía Unión Fenosa.

A pesar de lo aparatoso del fenómeno, las cantidades de agua que cayeron fueron bastante escasas, poco más de dos litros por metro cuadrado, según indicaban los datos registrados en los observatorios de Cuatro Vientos y de la Ciudad Universitaria.

Quejas de vecinos

Muchos vecinos de los distritos de Vallecas, Moratalaz, San Blas, Usera y Barajas denunciaron, mediante llamadas telefónicas a la Policía Municipal, la falta de fluido eléctrico en sus viviendas desde que comenzase la tormenta, alrededor de las 15.30 del sábado. A última hora de ayer, numerosos vecinos todavía no tenían luz en sus casas. Antes de las 11.30 se registraron casi 500 llamadas en el 092.Fuentes de Unión Fenosa informaron de que la tormenta castigó también a la zona de la vera del Tajuña, especialmente Aranjuez y Chinchón. La mayor parte de estas averías consistían en rotura de cables y cortocircuitos en transformadores, originados todos ellos por la propia tormenta. Esta compañía puso en movimiento a varios cientos de operarios para ir subsanando, zona a zona, todos los problemas. "Hemos llamado incluso a gente que estaba de vacaciones", dijo este portavoz.

También la compañía Hidroeléctrica Española tuvo problemas, especialmente en la zona de Usera, que esperaban subsanar durante la tarde de ayer, según informó un trabajador de esta empresa.

En la calle de San Hilario, en Canillejas, los vecinos observaban en la mañana de ayer una torre de electricidad que cayó sobre uno de los edificios, quedando los cables, ya sin corriente, a pocos metros de las ventanas del último piso.

En la calle de Ayala, en el distrito de Salamanca, dos grandes jardineras de hormigón se desprendieron de un sexto piso y aplastaron sendos coches que estaban aparcados. En el paseo de Coches del Retiro, árboles de grandes dimensiones aparecían tumbados sobre el césped.

Los espectáculos de los Veranos de la Villa que iban a celebrarse el sábado en el cuartel del Conde-Duque y en el paseo de la Chopera tuvieron que ser suspendidos.

La razón de la velocidad del viento fue, según fuentes del Instituto de Meteorología, en la masa de aire muy caliente que se concentró en los últimos días en las capas bajas de la atmósfera y en la gran sequedad de los niveles medios de la atmósfera, que produjeron unas corrientes de convección que dieron lugar a rachas muy intensas.

El viento derribó gran cantidad de antenas instaladas en los tejados y arrancó cables eléctricos, provocando cortocircuitos y fusiones, sobre todo en la red subterránea, según Europa Press.

Aunque ayer el tiempo fue apacible y soleado, por todas partes era posible observar, como consecuencia de la tormenta del sábado, un rastro de ramas de árboles caídos, troncos tumbados sobre cabinas de teléfonos, coches o casas bajas y contenedores de basura volcados en las calles y en las aceras.

Destrozos de la tormenta

Los bomberos realizaron ayer un total de 205 salidas, en su mayoría provocadas por los destrozos que causó la tormenta: hundimiento de calzadas, desprendimiento de árboles, corrimiento de tejados y caídas de antenas. Un miembro del cuerpo de bomberos del Ayuntamiento indicó: "Las salidas no son por cuestiones de lesiones o heridas, pero son, en su mayor parte, problemas que causan muchas molestias en el vecindario, como pueden ser los árboles que cortan las calzadas o las torres eléctricas sobre las paredes de las casas". No obstante, la mayoría de las llamadas al 092 vinieron provocadas por los cortes de luz.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 22 de julio de 1991

Más información

  • Los bomberos realizaron 205 salidas en el municipio de Madrid