Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

IU respalda los programas de gestión para que Leguina gobierne en la Comunidad

Estirar el metro 28 kilómetros -un cuarto de la red actual-, 90.000 viviendas sociales, la gestión de los ferrocarriles de cercanías, 8.000 millones de pesetas para medidas que favorezcan a las mujeres... Y además, conseguir "las más amplias competencias". Con esta declaración de intenciones -entre otras muchas- sellaron ayer el PSOE e Izquierda Unida un "acuerdo programático de investidura" para que Joaquín Leguina siga siendo el presidente de la Comunidad de Madrid a partir del próximo miércoles.

Aunque lo parezca, no se trata de un programa de Gobierno para los cuatro próximos años. No es eso. "El texto suscrito se limita a la investidura y no implica un acuerdo de Gobierno", puntualizó la portavoz regional de IU, Isabel Vilallonga. A título de ejemplo, los dos socios de la izquierda pretenden librar a la ciudadanía de la contaminación acústica -gracias a la mayoría que suman en el Parlamento autónomo- e imponer sanciones por la emisión de ruidos. Pero otra constante reivindicación de IU, la creación de parques naturales, entre ellos el del monte de El Pardo, se salda en el acuerdo con una vaga mención a "un programa de protección y recuperación de espacios naturales".

Sobre ascuas

Hasta ayer, Leguina y la portavoz de IU no habían vuelto a coincidir en una conferencia de prensa desde que ambos eran concejales en el primer equipo de Tierno Galván, denominado pacto de progreso. El presidente regional en funciones sentenció, aunque con reparos estéticos, que el acuerdo programático representaba "la puesta de largo de la Comunidad". En resumen, más competencias (educación, sanidad), pero también más dinero para la Comunidad.Entre tanto, los "amigos de IU" -como calificaba Leguina a los representantes de la coalición- intentaban pasar con sigilo sobre las ascuas de un Gobierno en coalición con el PSOE. "Es la primera vez que me pide formalmente que entremos en el Gobierno; hasta ahora sólo lo había leído en los diarios", ironizó Isabel Vilallonga tras escuchar a Leguina decir: "Ahora es el momento procesal más claro [para que IU entre el Gobierno autónomo], así lo exigen el sentido común y el estatuto de autonomía, por este orden".

Sin embargo, las veladas o explícitas menciones al líder nacional de la coalición, Julio Anguita, como principal freno a la formación de un Ejecutivo entre socialistas e IU desataron un rosario de malentendidos y aclaraciones por parte de los firmantes del acuerdo programático. "No acostumbro a comentar las declaraciones de mi secretario general [del Partido Comunista] en público", cortó en seco Vilallonga, "los órganos regionales y federales de IU tienen la palabra".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de julio de 1991