Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ex amante de Domínguez dijo a una amiga que los policías eran de los GAL

María Jesús García Urbina, amiga de la ex amante de Michel Domínguez, Blanca Balsategui, declaró ayer en el juicio que ésta le había dicho que los policías pertenecían a los GAL. Esta es la primera ocasión en que una testigo, aunque por referencias, vincula a los policías con los GAL. Por otro lado, Valeriano Gutiérrez, director de la cárcel de Guadalajara, negó ayer que el director de Instituciones Penitenciarias, Antoni Asunción, le diese instrucciones de dulcificar la situación de los policías en el centro penitenciario.María Jesús García Urbina respondió en tono de distanciamiento, como no queriendo comprometer a nadie ni comprometerse ella en el asunto: "Yo oía cosas, pero como no me interesaban... ". Sin embargo, la testigo indicó que en una ocasión Blanca le comentó angustiada que los policías habían llevado una bomba a casa de la ex amante de Amedo, Inmaculada Gómez: "Me contó que la tenían debajo de una cama, dentro de una bolsa de El Corte Inglés. Estuvieron manipulándola y días después dijeron que había sido utilizada en la muerte de Juan Carlos García Goena".

También confirmó que en otra ocasión en que estuvo con Amedo, Blanca y Michel en la habitación de un hotel, ella hizo un gesto inadvertido y rozó la cara del policía: "Se puso muy violento y me dijo que a él no le tocaba nadie". El policía también reaccionó violentamente ante un comentario de María Jesús. "Me agarró y me dijo: ¿Ves este puño?. Me sentí molesta y me marché". La testigo también dijo que, según Blanca Balsategui, Michel Domínguez había utilizado un carné de Identidad falso a nombre de Alfredo González Fraile para alojarse en un hotel.

El director de la prisión de Guadalajara dijo que cuando Amedo y Domínguez ingresaron en la prisión no se les tomaron las huellas dactilares porque venían del centro penitenciario de Logroño y es en el centro de origen donde debían habérselas tomado. Añadió que los policías fueron sancionados por su negativa y que el proceso penal contra ellos por estos hechos fue sobreseido.

Gutiérrez consideró "normal" que en su ausencia el administrador autorizase la visita a Amedo y Domínguez de cinco de sus superiores jerárquicos y que Blanca Balsategui pudiese visitar a Michel Domínguez con sólo decir que era su novia. Tampoco se extrañó de que Domínguez pudiese llamar por teléfono a Blanca Balsategui porque "normalmente se producen bastantes llamadas de todos los internos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de junio de 1991