Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Terroristas sijs matan a más de 100 personas

Terroristas sijs asaltaron dos trenes y mataron al menos 100 pasajeros en la noche de ayer, en el incidente de mayor violencia en los 10 años de vida de la rebelión armada contra la dominación del Gobierno indio en el Punjab, según informó la policía. El ataque se perpetró mientras finalizaba en otros estados de la India la última ronda de las elecciones, suspendida tras el asesinato en mayo de Rajiv Gandi, ex primer ministro y dirigente del Partido del Congreso (I), hasta los días 12 y 15 de junio para impedir nuevos estallidos de violencia.

Los portavoces policiales dijeron que los rebeldes mataron al menos 75 personas con disparos indiscriminados de armas automáticas en un tren en espera en la estación de Baddowal, cerca de Ludhiana, una ciudad industrial importante de este Estado fronterizo del norte de la India. Otros 25 pasajeros fueron muertos por los guerrilleros en otro tren en la estación de Kila Raipur, también cerca de Ludjiana, añadieron las mismas fuentes.Los Estados de Assam y Punjab, azotados por un grave terrorismo independentista, habían sido desvinculados del proceso electoral general y convocados a las urnas los días 8 y 22 de junio, respectivamente.

La tregua bilateral decretada por el Frente Unido de Liberación de Assam (ULFA) permitió las elecciones sin incidentes en ese Estado, mientras que en Punjab se sigue dudando de si se llegarán a celebrar o no.

Poderes especiales

Punjab fue declarado el viernes "área conflictiva". Esto da al Ejército "poderes especiales", que le permiten realizar operaciones policiales de búsqueda, captura y detención. El asalto de los dos trenes es, sin duda, la respuesta terrorista a la medida del Gobierno. Desde que se convocaron las elecciones, a finales de abril, han muerto en este Estado occidental de India más de 700 personas.

El Partido del Congreso y los dos partidos comunistas indios han boicoteado las elecciones en Punjab por considerar que el clima de terror instalado en la región no ofrece las suficientes garantías democráticas. Pranab Mujerjee, portavoz del Congreso, volvió ayer a reiterar el llamamiento de su partido para que no se celebren esos comicios.

En el resto de los estados, la apatía fue la nota dominante de la jornada electoral, que no atrajo a las urnas más que al 40% de los convocados. Las previsiones hechas públicas estos días de que ningún partido logrará la mayoría y será necesario formar un Gobierno de coalición, han terminado por aplanar a una población cansada de la inestabilidad que padece el país desde 1989, en que el Partido del Congreso perdió las elecciones.

Las urnas con los votos han sido celosamente guardadas y hoy comienza el recuento a las ocho de la mañana (4.30 hora peninsular española).

Se espera que al final del día los votos computados den ya una imagen definitiva de cómo será la nueva Lok Sabha, (Parlamento).

Asesinato de Gandhi

Por otra parte, en la noche del viernes fueron detenidos dos sospechosos de colaborar en el asesinato del ex primer ministro Rajiv Gandhi. Se trata de Nalini y Murugan, sin más precisiones, tamiles de Sri Lanka de 18 años, asociados aparentemente con el grupo guerrillero Tigres de Liberación de la Tierra Tamil. Tres días atrás se detuvo al hermano y a la madre de Nalini acusados de dar cobijo en su casa de Madrás, capital del Estado tamil de la India, a la mujer bomba que mató a Gandi, Thanu, y a su cómplice.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de junio de 1991

Más información

  • Ayer concluyó en la mayoría de los Estados indios el convulsivo proceso electoral