Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

Victorio y Lucchino

Colores españoles y raíces andaluzas para los uniformes de la Expo 92

En Sevilla 92, desde los gemelos hasta los pendientes, pasando por las botas del jardinero y las peinetas de carey, todo llevará el logotipo de la bola de la Exposición Universal. Los diseñadores andaluces José Víctor Rodríguez Caro y José Luis Medina del Corral (Victorio y Lucchino) presentaron ayer en Madrid los uniformes que lucirá el personal durante los seis meses que dure la Expo 92. Los colores españoles, las raíces andaluzas y el logotipo de la Expo conforman el hilo conductor de la colección, que tendrá un presupuesto global de cerca de 900 millones de pesetas.Victorio y Lucchino reconocieron ayer que lo más difícil de la colección ha sido encontrar el hilo conductor que aglutinara todos los uniformes, desde el espléndido traje de gitana para los actos de protocolo que se celebren por la noche -fondo azul con el logo de la Expo estampado a modo de lunares, rematado con volantes de encaje rojo y pasacintas en raso amarillo y aderezado con mantón en seda roja y peineta y pendientes de carey inspirados en el logo- hasta el más sencillo del uniforme de limpieza o el de jardinero o el del personal de atención al visitante, con una llamativa camisa con los colores de la bandera española.

"En el caso de una colección de uniformes, uno se encuentra con muchos handicaps que recortan la creatividad como el factor de funcionalidad y diversidad para todo tipo de tallas", explicó ayer José Víctor Rodríguez. "Nos dimos cuenta que no había que exprimir la creatividad en cada traje, como hacemos en otras colecciones, sino buscar un hilo que demostrara que los diseños responden a una misma imagen corporativa", puntualizó José Luis.

Y el hilo conductor se ha basado en el color -azul, rojo y amarillo- "que tienen que ver con nuestra tierra y el país anfitrión", el logotipo de la Expo y la cultura andaluza. Los mantones, las peinetas y los trajes típicos regionales han sido los elementos a los que han recurrido los diseñadores para dar a la colección ese toque de cultura andaluza "sin caer en tópicos".

Victorio y Lucchino son también los responsables de la fabricación de la colección. Toda la producción, calculada en unos tres millones de prendas, va a ser realizada por empresas españolas, elegidas por los diseñadores y aceptadas por los responsables de la Expo.

Más de 8.000 profesionales que desempeñarán más de 25 servicios diferentes vestirán estos uniformes, que han sido realizados en tejidos como los algodones, las lanas frías y las sedas. Las funciones para las que se ha diseñado la colección van desde azafatas y azafatos (unos 2.000), con distintos uniformes según el protocolo, hasta el personal de seguridad (unos 950 profesionales), sanidad (260 personas), mantenimiento y limpieza (500), jardinería (200), transporte, camareros, banda de música y otros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de junio de 1991