La huelga sigue en las minas de Kuzbás, pese al traspaso a Rusia

Los mineros de la cuenca carbonífera de Kuzbás continuaban ayer en huelga y no lograban llegar a un acuerdo para volver al trabajo, a pesar de que el lunes el Gobierno de la URSS y el ruso firmaron el documento de traspaso de las minas a jurisdicción de la Federación Rusa. Ésta era la condición fundamental que habían puesto los trabajadores. El líder ruso, Borís Yeltsin, había dado por hecho que los mineros votarían por bajar a los pozos y trabajar para recuperar lo perdido en los meses de paro. "El traspaso elimina casi todas las causas por las cuales comenzaron hace dos meses la huelga. Verdad es que quedan algunos problemas políticos, pero los mineros, sin renunciar a estas exigencias, seguramente volverán al trabajo", había declarado Yeltsin.

La reunión para poner fin a la huelga se prolongó durante horas y fue sumamente acalorada, según dijeron por teléfono a El PAÍS en el comité de huelga de Novokuznetsk, centro de Kuzbás. Finalmente, los mineros decidieron no volver al trabajo hasta que no hayan visto con sus propios ojos el documento y las firmas correspondientes. Ayer, según el representante de dicho comité, 73 empresas seguían paralizadas.

El documento en cuestión -que fue firmado el lunes por los viceprimeros ministros de la URSS, Vitali Doguizhíyev, y de la Federación Rusa, Yuri Skókov- da una mayor autonomía a las empresas y les permite quedarse con el 80% de las divisas que ganen con la exportación del carbón.

Los mineros de Kuzbás decidirán mañana si continúan con la huelga o vuelven al trabajo, según informó anoche Interfax.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 07 de mayo de 1991.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50