Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

"El mercado único obliga a la CES a convertirse en un auténtico sindicato europeo"

Al presidente de la Confederación Europea de Sindicatos (CES), Ernst Breit, le preocupa el impacto que para los asalariados va a tener el mercado único de 1993, porque cambiará los intereses de la clase trabajadora; su alternativa es un aparato sindical eficaz. Para paliar el problema del paro cree que uno de los recursos es reducir la jornada. Durante su mandato se han iniciado los contactos de la CES con los sindicatos del Este a través del llamado Foro Sindical, aunque se ha avanzado muy poco para integrarlos en la confederación.

CARMEN PARRA La Confederación Europea de Sindicatos está preparada para un congreso decisivo que se va a celebrar en Luxemburgo entre el 13 y el 17 de mayo. En él se van a modificar las estructuras de la confederación para darle un poder político que ahora no tiene y que le permita negociar directamente con la Comunidad Europea y con la patronal UNICE.

Pregunta. ¿Es posible que la CES se convierta en un auténtico sindicato europeo?

Respuesta. El Mercado Unico obliga a la CES a convertirse en un auténtico sindicato europeo. No le va a quedar otra salida. Si no, no va a poder con las tareas que se le vienen encima. Europa sigue desarrollándose. El mercado interno ya está presente y eso cambia los intereses de la clase trabajadora que sólo pueden ser representados a través de un aparato sindical eficaz. En todos los preparativos con miras al próximo congreso de Luxemburgo está patente que los sindicatos se han dado cuenta de esa situación. Eso no se fija sólo en una mera recomposición de las instituciones, sino también en las federaciones de industria. Se van a unir y van a ser aceptadas como miembros plenos de la CES.

P. ¿Se va a resolver todo el proceso en este congreso?

R. No, lo que sí puedo decir es que las precondiciones se establecerán en este congreso y se vienen preparando desde hace algún tiempo.

P. ¿Cómo van los contactos entre la CES y los sindicatos de los países del Este?

R. Los contactos ahora se realizan a través del llamado Foro Sindical. Se constituye de miembros de la CES y dirigentes de los sindicatos del Este que muestran indicios de representar las estructuras democráticas propias de, una organización sindical. Lo que ya está funcionando es un nuevo status de observador de determinados sindicatos en la CES. A través de ello se da la posibilidad de conocer el trabajo de las diversas comisiones de la confederación y de compenetrarse con su funcionamiento interno. De esta manera informal se permite a los sindicatos, cuya estructura difiere enormemente de la nuestra, el participar sin comprometerse.

Sindicatos del Este

P. ¿Es posible que los sindicatos de los países del Este acaben incorporándose a la confederación europea?

R. Como miembros de la CES aún no. Por otro lado no existe ninguna organización del antiguo bloque del Este que haya mostrado su interés en entrar en la confederación.

P. ¿Tampoco Solidaridad?

R. Yo vaticinaría que Solidaridad es el primer sindicato que ha definido de forma irrevocable su situación en la CES. Lo que pasa es que está en un proceso de una tremenda convulsión y de transformación y no ha definido si es partido o sindicato. Antes de que no se haya definido tampoco se resolverá su entrada en la CES. Además aún no ha formado los sindicatos de industria y tan sólo tiene organizaciones territoriales con todas las profesiones.

P. ¿Los sindicatos se están transformando al mismo ritmo que ha cambiado el mundo?

R. Yo diría que hasta un poco más rápidamente. Siempre los sindicatos hemos cambiado antes que el desarrollo del mundo que nos rodeaba. Nuestras actividades europeas han ido siempre por delante de la CE.

P. ¿El Mercado único va a ser tan peligroso para los trabajadores como se vaticina?

R. Puede que sea peligroso. Indudablemente nos distinguimos todavía por condiciones muy diversas de trabajo y de vida en los distintos países. El Mercado único permite a las empresas aprovecharse de la situación más propicia. Lo que puede significar que, dadas las diversas condiciones sociales, se produzca una especie de dumping social.

P. ¿Será más perjudicial para los trabajadores de los países comunitarios del sur?

R. Esa pregunta difícilmente se puede contestar porque se van a ver afectados los trabajadores de los países del sur y del norte. A corto plazo, indudablemente, se sentirá más el impacto en el sur dadas las condiciones de vida, pero una de las metas principales del Mercado Unico es tratar de llegar a una situación más igualitaria, lo que dará oportunidades iguales a todos los asalariados europeos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de mayo de 1991

Más información

  • Ernst BreitPresidente de la Confederación Europea de Sindicatos (CES)