LA DIFÍCIL TRANSICIÓN DE LA URSS

Una "tercera vía" de privatización y disciplina

Ante la crisis total que afecta a la URSS se puede marchar por tres vías diferentes explicó el primer ministro, Valentín Pávlov, a los diputados al presentar su programa anticrisis.1. La primera vía evita emprender acel ones radicales y aspira a paliar la crisis con medidas parciales. Según el equipo gubernarnental, esto significaría un 20%, de descenso del ingreso per cápita y un 23-25% de disminución del producto nacional bruto.

2. La segunda vía consiste en un tránsito forzado para hacer regir "las crueles leyes del mercado". Este camino tendría un costo social altísimo: caída de la producción en un 30% y 30 millones de desempleados a fin de año.

3. La tercera vía es conjugar las medidas adminístrativas propias del sistema soviético, con la introducción de las leyes del mercado. Y este es el carnino elegido por el actual Gobierno, que prevé seguir liberalizando los precios y al mismo tiempo introducir la indexación de los salarios.

Más información

El pilar del nuevo programa es la política de desestatalización y privatización de los pequenos negocios. Pávlov calcula tener privatizado un tercio de este sector a fin de año. "Basta ya de decir que la gente debe sentirse duena. Hay que convertirla en dueña", dijo. Para cumplir este programa, que además de la privatización pretende garantizar la libre competencia y la libre empresa, es indispensable que existan ciertas condiciones políticas: poder fuerte, orden y disciplina, "que necesitamos como el aire", sentenció Pávlov. En particular, hay que, declarar una moratoria de las huelgas y prohibir los mítines en horas de trabajo.

"El programa tiene bastantes elementos positivos, es realista y concreto. Conjuga duras medidas en el campo de las finanzas con otras para estimular la iniciativa de la gente", dijo Gorbachov ayer en el Kremlin. Sin embargo, la niayoría de los economistas soviéticos de renombre opinan, al contrario, que el programa de Pávlov es poco concreto.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 22 de abril de 1991.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50