Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ÉXODO ALBANÉS A ITALIA

Sarna, piojos y hambre

"No nos abandonéis, buenos italianos". Éste era ayer el grito desesperado de los miles de albaneses que han huido de su país y, se concentran en los puertos italianos de la región de Puglia, y sobre todo en Brindisi. Esta ciudad sureña ha sido invadida por 14.000 refugiados en sólo 24 horas, todos ellos desharrapados y muertos de hambre.Los médicos de Brindisi han dado la voz de alarma y han señalado que la situación a bordo de las embarcaciones albanesas atracadas en el puerto y sin permiso para desembarcar es inhumana. El peligro de una epidemia es real y grave. Los exámenes sanitarios realizados ponen de manifiesto que el 25% de los huidos padece sarna y que la mayoría de los niños tienen piojos.

Las escenas que se producen en Brindisi son dramáticas, con familias que incluso tiraron a sus hijos al agua para forzar el desembarco.

Página 2

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de marzo de 1991