Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía atribuye a ETA el coche bomba de Valencia

La policía atribuye a ETA la colocación de un coche bomba en Valencia la noche del pasado lunes. El automóvil fue explosionado por especialistas policiales sin que causara heridos. Unos 15 minutos antes fue asesinado el delegado regional de la empresa. constructora Ferrovial, José Edmundo Casañ. La policía no descarta que ambos hechos estén relacionados, pero su principal hipótesis apunta a una doble autoría.

El explosivo del automóvil estaba compuesto por entre 25 y 30 kilogramos de amosal y disponía de un mecanismo temporizador para provocar la deflagración. La utilización de un coche bomba, el tipo de explosivo y los antecedentes en Valencia -otro atentado con automóvil causó heridos en Valencia hace tres meses y fue reivindicado por ETA- llevaban ayer a la policía a centrarse en la autoría de la organización terrorista.

Expo y autovía

Por el contrario, los investigadores no encontraron ayer evidencias de que el asesinato del delegado de Ferrovial fuera obra de ETA. Sin embargo, la proximidad temporal de las dos acciones hacían no descartable absolutamente la conexión. Ferrovial participa, junto con otras muchas empresas, en las obras de la Exposición Universal de Sevilla y pugnó, con otras 11 firmas, por la adjudicación de uno de los tramos del proyecto de la autovía que unirá Guipúzcoa y Navarra.El casquillo del tiro que acabó con la vida de Casañ pertenece a un arma del calibre nueve corto, con una identificación diferente a la parabellum, habitualmente utilizada por ETA. Tampoco el revólver es un arma usual entre los militantes de la citada banda.

José Edmundo Casañ, de 42 años, era valenciano e ingeniero de caminos. Estaba casado y tenía tres hijos. Anteriormente trabajó en Cubiertas y Mzov. Nunca había estado destinado en el País Vasco.

La sede de Ferrovial en Valencia no dispone de un servicio de vigilancia privada. La empresa y la policía niegan que Ferrovial tenga relación con la autovía de Leizarán. "No se habían recibido amenazas", explicó el director de recursos humanos, Miguel Ángel González.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de marzo de 1991

Más información

  • Sin pistas sobre el asesinato de Casañ