Iberia elabora un plan de futuro que contemplará más medidas de ajuste

La compañía Iberia iniciará a partir del próximo mes de junio -cuando acaba el plazo de la actual regulación de empleo- una nueva etapa en la que, como punto de partida, tendrá que enfrentarse a las necesidades de plantilla que racionalicen la productividad. Según su presidente, Miguel Aguiló, a largo plazo la entidad deberá contemplar medidas de ajuste. Por otra parte, las compañías europeas han solicitado a la CE que amplíe el plazo, -inicialmente previsto para tres meses- para poder intercambiar vuelos.

Miguel Aguiló no descarta que tenga que negociar despidos cuando termine el actual plan de regulación de empleo que finaliza en junio y la empresa ponga en marcha un plan de futuro. La mencionada regulación de empleo afecta a 2.500 personas de diversos colectivos de trabajadores y, según fuentes cercanas a la negociación, la misma cantidad podría ser el excedente que tiene la compañía. En cualquier caso, de las 26.000 personas que tiene en la plantilla, 1.400 personas están a punto de jubilarse.La crisis que atraviesa Iberia, en este sentido, también la viven el resto de compañías europeas. El propio Aguiló, que ayer intervino en el Club Siglo XXI de Madrid, recordó las reducciones de plantilla y otras medidas similares que han propuesto alguna de ellas: British Airways solicitó reducir 7.000 empleos de 50.000 (le admitieron 4.300); Air France, 2.500 de 40.000 y una reducción de salarios del 6%; Alitalia, 2,300 de 23.000; y SAS, 3.500 de 25.000.

Asimismo, Air France y la alemana Lufthansa han anunciado que retrasarán los pedidos de nuevos aviones y que, en algún caso, cambiarán los modelos. Iberia, precisarnente, se encuentra en una situación similar ya que ha tiene dos renovaciones en curso.

Según Aguiló está negociando el aplazamiento de pagos, algo que puede ser la antesala a alguna modificación en el contrato como el cambio de modelos que se adapten mejor al plan de futuro de la compañía. No obstante, dijo que no se deben paralizar las inversiones "ni en renovación de la flota ni en la toma de participaciones en otras compañías".

El presidente de Iberia repasó la actual situación de la empresa, agravada por la crisis del Golfo. Reseñó que hay tres factores esenciales en la crisis. Por un lado, las presiones laborales "que llevan a alzas salariales muy altas y una productividad decreciente. Por otro, el precio del queroseno se mantiene a iguales niveles que en otoño a pesar de que el precio del crudo ha bajado como consecuencia de la alta demanda de este producto por los aviones de guerra. Y, por último, la disminución del tráfico en cerca del 25% sobre el mismo periodo del año anterior "lo que ha provocado una reducción de ingresos de entre el 15% y el 20%". Diariamente Iberia ha dejado de ingresar 250 millones de pesetas, según Aguiló.

Intercambio de vuelos

Para ello, no obstante, necesita el apoyo de la Administracion, que está dispuesta a hacerlo, según el ministro de Industria, Claudio Aranzadi, vía ampliación de capital o otro tipo de ayudas. Aguiló, sin embargo, no quiso precisar las necesidades financieras que tiene Iberia para el plan de inversiones.Como consecuencia de la crisis, la CE aprobó medidas de ayuda de forma excepcional. Entre ellas figura la posibilidad de intercambiar vuelos entre compañías. Sin embargo y a pesar de que fue bien recibido por los responsables de las empresas, han subrayado que el periodo de tres meses concedido para intercambiar vuelos es muy pequeño -"sólo en negociar se pasa un mes", dijo Aguiló- y que por ello han solicitado formalmente a Bruselas que se amplíe "al menos hasta fin de año".

La Comunidad también ha permitido que las compañías puedan elavar las tarifas de sus vuelos internacionales, cuestión que debe decidir, en cualquier caso, la IATA. Según Aguiló, se quiere adelantar la aplicación de la subida correspondiente a este año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 27 de febrero de 1991.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50