Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La alegría del renacimiento

Los bálticos se consideran en lucha contra un sistema que ha hecho más daño a sus pueblos que las campañas de los caballeros teutónicos en la Edad Media, las guerras polaco-suecas en el siglo XVI e incluso el zarismo, que conquistó su "ventana al Báltico" con Pedro el Grande en el siglo XVIII."Pese al horror y los muertos que hubo [en el asalto militar al Ministerio del Interior en Riga el 20 de enero], me alegra ver lo que pasa en Letonia", dice Nora Veignere, de 19 años. "Me demuestra que los letones no somos meras flores de invernadero". "Estos días del renacimiento nacional en las barricadas contra las fuerzas soviéticas serán los más felices de mi vida si todo sale bien", les dijo la actriz Dina Balode a sus amigos. Éstos le contestaron que "serán los dias más felices, incluso sí esto termina rnal".

En el censo de 1935 era letón el 75% de los habitantes de la república. Hoy son apenas el 52% y no llegan a un millón y medio. En Estonia, la mayoría vernácula ha visto también la caída vertiginosa de su porcentaje en el censo en estas décadas, a causa de la sovietización migratoria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 18 de febrero de 1991