Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Un terremoto que sacudirá al mundo"

Hamzah Mansur, de los Hermanos Musulmanes, cree que Irak ganará la guerra

ANTONIO CAÑO ENVIADO ESPECIAL, Los Hermanos Musulmanes, uno de los movimientos religiosos más importantes del mundo árabe, advierten que la guerra del Golfo provocará "un terremoto" que sacudirá a todas las naciones, y que los 1.000 millones de musulmanes repartidos por la Tierra tomarán "oportuna venganza". La organización religiosa reconoce que no esperaba que Sadam Husein asumiese la defensa del islam. "Esta batalla supondrá un terremoto que sacudirá al mundo entero", afirma el dirigente jordano de la organización, Hamzah Mansur.

"Las naciones musulmanes se reforzarán y se levantarán contra la presente situación y contra los Gobiernos que se han vinculado a los poderes extranjeros y que no han mantenido una posición honorable de apoyo a Irak en esta guerra", añade Mansur, miembro del Parlamento de Jordana por los Hermanos Musulmanes.

"Creemos que Irak ganará la guerra", añade, "pero si la pierde no será la primera vez que una de nuestras naciones pierde una guerra. Pase lo que pase, el islamismo en todo el mundo, es decir más de 1.000 millones de musulmanes, habrán construido y están construyendo un poder suficiente para tomar revancha contra los que iniciaron la agresión contra nosotros".

Organización panárabe

Como dirigente de una organización islámica de implantación, legal o clandestina, en todo el mundo árabe, Hamzah Mansur cree hablar en nombre de todos los musulmanes al asegurar que "la guerra que libra Irak es una guerra santa". "Estados Unidos, que es la cabeza del colonialismo actual, ha obligado a los aliados a destruir el poder iraquí, que es el poder de una nación islámica. Otras naciones tienen tanto poder militar como Irak, y a nadie parece preocuparle, simplemente porque no son musulmanas. Por tanto, Irak está haciendo frente a una guerra santa porque está defendiendo a los musulmanes y su poder.

Hamzah Mansur admite que el poder de convocatoria de Sadam Husein entre los musulmanes es reciente, pero explica que el movimiento islámico no tiene más líderes políticos que aquellos que aplican la ley islámica.

"Siempre hay que dejar una puerta abierta al arrepentimiento", dice. "Por ejemplo, nosotros no esperábamos que Sadam Husein aplicara el islam en la manera en que lo está haciendo ahora. Si ocurre lo mismo con otros líderes árabes, incluyendo al rey Fahd, eso será bien recibido por las masas, y las masas se encargarán de protegerlos de los enemigos de los musulmanes".

El dirigente jordano afirma que los Hermanos Musulmanes no tienen ambición de tomar el poder en ningún país árabe.. "Lo que queremos es ver que los principios del islam se apliquen en nuestra sociedad. Si esto lo hace el rey Hussein, nosotros lo apoyaremos; si lo hace cualquier otro Gobierno, aunque sea el rey Fahd o incluso el Gobierno de España, nosotros estaremos con ese Gobierno, porque nosotros no buscamos el poder, sino la bondad".

Los Hermanos Musulmanes de Jordania eran una organización prohibida hasta que el rey Hussein inició.en 1989 un proceso de apertura democrática que incluyó a los movimientos religiosos. En las elecciones de ese mismo año, los Hermanos Musulmanes obtuvieron 22 de los 80 escaños del Parlamento y, en coalición con otros ocho diputados islámicos de otras tendencias, formaron el mayor grupo parlamentario.

En estos momentos son la fuerza política más activa del país, los promotores de la mayoría de los actos de solidaridad con Irak y un movimiento de creciente implantación en las universidades y en otros sectores de la cultura y los jóvenes.

En Occidente se les observa normalmente con la preocupación de la vuelta al pasado, a las guerras de religión, al integrismo y al oscurarítismojos Hermanos Musulmanes lo niegan.

Civilización occidental

"No estamos en conflicto con la civilización occidental o la cultura occidental, pero nuestra cultura es diferente, dice Hamzah Mansur. "En nuestra opinión, la cultura occidental se ha hecho materialista. Los europeos han perdido el contacto con el verdadero cristianismo.

"Nuestro islam es una religión progresista. Nuestro islam sirve para el progreso, para la modernización, para el desarrollo. Esto no se contradice con nuestros principios. Existe la idea de que el islam es un remanente del pasado, pero es falso."

Pese a todo, cuando en Europa se oye habliar de y¡had islámica se piensa en millones de árabes lanzándose en combate contra los infieles. "Y¡had no quiere decir sólo guerra", aduce el dirigente jo rdano. "Y¡had quiere decir hacer todos los esfuerzos posibles para imponer la verdad. La guerra es uno de los significados de la y¡had, y cuando decimos guerra no decimos guerra de agresión contra otros pueblos, sino guerra para detener la agresión y para dar a los pueblos, no importa de qué religión sean, la oportunidad de vivir en libertad para elegir la religión que quieran".

El llamado de la 'Yihad'

"Cuando Sadam Husein habla de y¡had está invitando a los musulmanes a hacer todos los esfuerzos para conseguir la soberanía para nuestra nación, disfrutar de libertad en nuestros países y para garantizar nuestra independencia frente a los intentos de hegemonía colonialista".

"El único enemigo del movimiento islámico es el sionismo,y todos los regímenes que se someten a la decisión de los sionistas, entre ellos están, por supuesto, el Gobierno de Estados Unidos y los Gobiernos europeos, que están completamente influidos por el sionismo. No tenemos nada", asegura Harnzah Mansur, "contra los pueblos de Europa y Estados Unidos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 17 de febrero de 1991