Fuertes caídas en los mercados de valores y aumento del crudo por temor a la guerra

Las bolsas de todo el mundo sufrieron ayer fuertes descensos en las cotizaciones como consecuencia del ambiente prebélico que domina la escena internacional y la falta de resultados concretos en la entrevista entre Pérez de Cuéllar y el rais iraquí, Sadam Husein. Al mismo tiempo, los precios del crudo brent registraban importantes aumentos, superando incluso en algún momento los 30 dólares en Londres. A media tarde, el barril de crudo brent para entrega inmediata se situaba en 251,2 dólares, 3,6 dólares más que al cierre del viernes. Los descensos afectaron a la mayoría de los principales mercados.

Así, Tokio, que llegó a perder en su índice Nikkei hasta 300 puntos a lo largo de la sesión de ayer finalizó con el índice Nikkei en 23.213,23 yenes, con un descenso de sólo 27,29 puntos y un escaso volumen de transacciones. El precio de las acciones, ya baratas por las continuas pérdidas sufridas por la bolsa, animó a los inversores a invertir a la baja lo que incidió en la recuperación del índice conforme avanzaba la sesión.El impacto del miedo a que el conflicto finalmente termine en guerra en la Bolsa de París fue, sin embargo, mucho más importante y determinó una de las sesiones más negras de los últimos meses, con una caída del 3,60% en su índice general. En el mismo tono negro, las Bolsas de Zurich y Ginebra perdieron en sus índices generales 15,4 y 37,5 puntos respectivamente. En Francfort mientras tanto, la pérdida, medida por su índice DAX, fue la más importante desde que se iniciara la crisis el pasado mes de agosto, con una caída en el mencionado indicador de 54,46 puntos.

Pérdida en Madrid

La Bolsa de Nueva York que comenzó a la baja perdía a media sesión 33,67 puntos pero logró cerrar la sesión con una pérdida de 17,83 puntos y situar el índice Dow Jones en 2.483,66 puntos. La Bolsa de Madrid también comenzó su sesión con una fuerte caída pero consiguió, no obstante, recuperar parte de los cinco puntos perdidos para cerrar con una pérdida del 2,2%, lo que supone una caída de 4,63 puntos en el índice general.

También en Londres cotizó el miedo y cerró con una pérdida de 25,3 puntos. El temor que vive el mundo financiero en general y el bursátil en particular se ha traducido en la adopción de medidas concretas en algunos casos para prevenir el impacto sobre los precios en el caso de que estalle el conflicto armado.

Así, la Bolsa de Bruselas acordó ayer que las cotizaciones en el sistema de contratación electrónico se interrumpirán durante una hora en el caso de que se desencadenen las hostilidades bélicas durante el horario de contratación.

En España, la Bolsa de Valencia ha anunciado asimismo que a partir de hoy mismo podría aplicar límites de variación en las cotizaciones del 15% para prevenir oscilaciones bruscas en los cambios provocadas por el conflicto. También en Milán, las autoridades bursátiles expusieron la posibilidad de suspender las cotizaciones en el caso de que estalle el conflicto.

La Bolsa de Madrid, al cierre de esta edición no tenía prevista la adopción de medidas concretas, si bien, se aseguraba que en caso de necesidad se trataría de proteger la transparencia y la liquidez en la realización de las operaciones.

El temor al impacto sobre el mercado del inicio del conflicto estaba ayer presente en todos los centros de contratación, desde Oslo a Londres, pasando por Milán, Wall Street o la Bolsa de París.

En algunos casos, los responsables de los respectivos mercados aludían a la experiencia obtenida en el año 1987, cuando se desplomaron las bolsas de todo el mundo, para asegurar que, en esta ocasión, se conseguirá evitar el colapso del mercado financiero.

En el caso de Londres, las medidas de prevención podrían afectar a los contratos de futuros y opciones, para los que se podrían exigir depósitos previos que garantizaran la operativa.

Al mismo tiempo que se registraba el aumento de los precios del crudo y la caída de las bolsas en todo el mundo, los tradicionales valores refugio registraban alzas de consideración. La onza de oro subía, apenas iniciada la contratación en el mercado londinense, cerca de cinco dólares, situándose en 395,35.

Alza del dólar

Por su parte, la divisa estadounidense, un fiel termómetro para medir las expectativas, subió ayer en todos los mercados. En Madrid, el billete verde marcó un cambio de 97,263 pesetas frente a las 96,78 del viernes. En Tokio, la apreciación fue de 0,75 puntos, cerrando a 135,35 yenes por dólar en una jornada en la que la realización de beneficios impidió una revalorización aún mayor de la divisa norteamericana.

Los especialistas nipones aseguran que en la situación actual se están anticipando fuertes oscilaciones en la paridad dólar-yen, algo asumido por el mercado cualquiera que sea la solución de la crisis desatada en el golfo Pérsico.

En el sustancioso avance protagonizado por la divisa estadounidense, repetido también en el mercado de Francfort (se cambió a 1,54 marcos frente a los 1,53 del viernes), tuvo también que ver la grave situación creada en Lituania a raíz de la polémica intervención de las tropas del Ejército soviético en la capital, Vilna.

Por lo que se refiere al mercado del crudo, los especialistas consideran que el precio del barril de petróleo evolucionaba de acuerdo con lo esperado en un contexto pesimista y caracterizado por la ausencia de noticias concretas sobre las reuniones celebradas. El brent para entregas en marzo se situaba ayer en Londres en 29,45 dólares, un nivel muy similar al de entrega inmediata y entrega en febrero y tres dólares por encima del cierre registrado el viernes.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS