Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una mujer pierde las dos piernas y otras 11 personas resultan heridas por coche bomba de ETA en Valencia

EL PAÍS Un coche bomba, activado según todos los indicios por la organización terrorista ETA, hizo explosión en Valencia a las ocho de la mañana de ayer en el cruce de las calles de San Vicente Mártir y de Amparo Iturbi, a escasos metros de unas viviendas de militares y de un almacén de intendencia del Ejército. La explosión alcanzó a un vehículo militar, hirió a 12 personas y provocó cuantiosos daños. Una mujer sufrió la amputación de las dos piernas y un cabo resultó herido grave.

El artefacto, de gran potencia, estaba compuesto por 12 kilos de amonal y una cantidad indeterminada de metralla, según la Delegación del Gobierno. El explosivo se encontraba en el interior de un coche marca Renault que llevaba las placas falsas, correspondientes a un vehículo de un ciudadano de Requena. El coche estaba aparcado en la confluencia de las calles de la Pianista Amparo Iturbi y de San Vicente Mártir.En el cruce de estas dos arterias suele detenerse todos los días a la misma hora un autobús que transporta personal militar a sus destinos. En el momento de la explosión, el vehículo aún no había llegado pero sí se hallaba en el lugar un Land Rover militar ocupado por varias personas.

Cinco militares, un capitán, un brigada, un cabo y dos soldados, así corno siete civiles, que ocupaban sus vehículos particulares o pasaban por las proximidades en el momento de la explosión, resultaron heridos.

La onda expansiva destrozó los vehículos aparcados y causó graves daños en las fachadas de los edificios situados en las inmediaciones. El coche bomba quedó totalmente destrozado y sus restos fueron lanzados a una distancia de 20 metros por efecto de la detonación.

Francisca Marín Peña, de 56 años, que conducía un Ford Orion por la calle de San Vicente Mártir, fue alcanzada de lleno por la onda expansiva y resultó herida de gravedad. La dirección del hospital Peset Aleixandre, donde fue ingresada, informó que esta mujer sufre amputación traumática de ambas piernas y que su estado es "muy grave".

El resto de civiles, que resultaron con heridas leves, son Andrés Idala Rivera, Encarna Pastor Martí y su hijo Ricardo Valls Pastor, con erosiones múltiples en - la cara; Pilar Gallo Martínez y Felina Gomar Climent, ambas profesoras; y Otilla Clemente Bonilla y Francisca Peña, Azorín, atendidas por presentar cuadros de ansiedad.

El cabo Santiago Romero González, de 29 años, sufrió una doble fractura costal que le originó una contusión pulmonar. Según el parte médico del Hospital Clínico de Valencia doncle fue internado, el pronóstico del joven era grave.

Dispositivos de seguridad

El capitán de caballería Ricardo Martín Escudero, piloto de la unidad de helicópteros, fue atendido en la Clínica Virgen del Consuelo de heridas en la mano y cara, y quedó ingresado en observación. Este militar esperaba el autobús que le debía coriducir a su destino. El brigada Rafael Escrich Máñez y los soldados José Picornell Morán y Francisco Naharros del Olmo resultaron heridos leves.

El jefe superior de Policía de Valencia, Jesús Prol, que acudió al lugar de la explosión pocos minutos después, aseguró a este periódico que el atentado tenía la "marca de ETA". Numerosos efectivos de la policía, la Guardia Civil y el Ejército acordonaron la zona, minutos después del atentado.

El delegado del Goblerno en la Comunidad Valenciana, Francisco Granados, maniféstó por su parte que todos los; indicios apuntan a que el coche bomba había sido explosionado por control remoto. Grana,dos afirmó que el dispositivo de seguridad puesto en marcha en primavera, tras el resurgimiento de la actividad terrorista de ETA, "no ha decrecido durante los últimos meses". El delegado del Gobierno precisó: "Hemos tenido suerte de que el primer atentado de esta organización en Valencia haya sido sin víctimas mortales porque el lugar y la hora elegida podían haber provocado una catástrofe".

[El ministro del Interior, José Luis Corcuera, atribuyó la autoría del atentado de ayer al comando Barcelona, autor del asesinato de seis policías en Sabadell. Corcuera agregó: "Ha podido ser una masacre".]

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de diciembre de 1990

Más información

  • El vehículo con explosivos fue colocado a escasos metros de unas viviendas militares