Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
UNA NUEVA EUROPA

Major, la estrella de la cumbre

La estrella de la cumbre no fue su anfitrión, Giulio Andreotti, ni el único jefe de Estado que participa en ella, François Mitterrand, a pesar de que ambos ocuparon el palco real en la Ópera de Roma, a la que acudieron el jueves por la noche.Aunque se siguió con atención Tosca, de Giacomo Puccini, interpretada por Luciano Pavarotti y Raina Kabalvanska, en el patio de butacas la vedette del Consejo Europeo fue el primer ministro británico, John Major.

Deseoso, aparentemente, de rectifijar la imagen de rigidez dada por su predecesora en el cargo -Margaret Thatcher-, el primer representante varón del Reino Unido en una cumbre comuriltarla desde hace 11 años adoptó, de entrada, un tono diferente. Declaró estar dispuesto a trabajar "con entusiasmo en la construcción de Europa". En una clara alusión a los 18 años de diferencia que le separan de Margaret Thatcher añadió: "La mayoría de la gente de mi generación tiene una visión positiva de Europa. No creo que nadie quiera una pelea en el seno de la Comunidad Eurcipea".

Pero a pesar de ser el más joven de los líderes comunitarios (tiene 47 años de edad), Major no dio su visto bueno al proyecto de unión económica y monetaria, rechazada por Thatcher en la anterior cumbre de Roma. Tras recordar que durante un tiempo fue miembro del Gabinete de la dama de hierro, Major afirmó que se trataba de "una decisión de enorme alcance... y necesitamos saber si funcionará" antes de tomarla. Por algo Major es el delfín de Thatcher.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de diciembre de 1990