Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

ETA asesina a un vendedor de prensa en San Sebastián

Un comando de ETA asesinó en la madrugada de ayer en San Sebastián a Vicente López Jiménez, un vendedor de periódicos de 52 años al que la organización terrorista ha acusado de ser confidente de la policía, hecho que niegan tanto el Gobierno Civil de Guipúzcoa como familiares de la víctima.Dos personas, según las priineras investigaciones, se acercaron a Vicente López Jiménez poco después de la 1.30 de la madrugada de ayer cuando el vendedor de periódicos caminaba por la calle de Cemorrilla, en el barrio donostiarra de Gros, a escaso metros de su domicilio. Los dos activistas dispararon tres veces contra Vicente López, quien recibió dos disparos en la cabeza y un tercero en el estómago, falleciendo prácticamente en el acto.

Poco después del asesinato, la central de la DYA (Detente y Ayuda, asociación de ayuda en carretera) en San Sebastián recibió una llamada telefónica con voz de hombre que, hablando en nombre de la organización terrorista ETA, dijo: "Hemos matado a un chivato de la policía". Un aspecto que parece entrar en contradicción con lo que Vicente López solía decir, según algunos vecinos, ya que aseguraba que pertenecía a la coalición Herri Batasuna.

Familiares de la víctima, enterados de su muerte por la radio, rechazaron ayer las acusaciones de "confidente" que se habían vertido sobre Vicente López. Uno de sus hermanos no ocultó su extrañeza con respecto a este tema y dijo: "Mi hermano estaba metido en asuntos de Herri Batasuna. Pondría la mano en el fuego porque mi hermano no era confidente". En la zona en la que residía le consideraban como un hombre próximo a Herri Batasuna.

HB no reconoce su militancia

En esa formación política no reconocieron a Vicente López corno militante. Sin embargo, aseguraron que éste solía participar en manifestaciones convocadas por Herri Batasuna y que con frecuencia acudía al Herriko Taberna (bar de esta formación política) de su barrio, añadiendo que en círculos abertzales se le consideraba "un chivato y se tenía cuidado al hablar cerca de él".

Vicente López regentaba un quiosco de periódicos en la calle de Amézketa, en el barrio de Amara. En el lugar en el que fue asesinado la policía recogió tres casquillos de bala nueve milímetros parabelum.

Esta acción terrorista, según la policía, presenta similares características a las cometidas a lo largo de este año por el comando Donosti, especializado, entre otros atentados, en asesinar a militares jubilados.

La última víctima de este grupo fue el capitán del Ejército Ignacio Bilbao Urrutia, quien fue asesinado el pasado 28 de junio, en el barrio del Antiguo, de San Sebastián.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de diciembre de 1990

Más información

  • La víctima decía que era de HB y la organización terrorista le acusa de confidente