Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mazowiecki pide el voto para Walesa y llama a crear un nuevo partido

El primer ministro dimisionario de Polonia, Tadeusz Mazowiecki, pidió ayer a sus correligionanos el voto para su reciente adversario electoral Lech Walesa, cuya posición se ve amenazada en la segunda vuelta de las presidenciales polacas del próximo 9 de diciembre por Stanislaw Tyminski, a quien calificó de representante de "elementos extremistas del antiguo régimen deseosos de recuperar sus influencias".Mazowiecki manifestó que el voto a Walesa no significa que estuviera de acuerdo "con su visión de la democracia y su conducta". El primer ministro rechazó la oferta del líder de Solidaridad de permanecer en el cargo de jefe de Gobierno hasta las elecciones legislativas en la primavera próxima.

Tadeusz Mazowiecki fue elegido por aclamación ayer líder de un nuevo partido, Unión Democrática. En su consejo están, entre otros, el intelectual católico Jerzy Turowicz, principal animador del movimiento de oposición a la candidatura presidencial de Walesa, Bronislaw Geremek, historiador, y hasta el mes pasado jefe del grupo parlamentario de Solidaridad, y Wladyslaw Frasyniuk, uno de los coordinadores de Acción Democrática. Éste partido, y el Foro de la Derecha Democrática, se mantendrán dentro de la plataforma liderada por Mazowiecki, que también integrarán miembros de sus comités electorales sin afiliación partidista alguna.

El escritor Andrzej Szczypiorski preguntó retóricamente en los pasillos: "¿Por qué hemos perdido si somos tantos?". Una respuesta a esta pregunta que estaba presente en el ambiente de la sala la dio el propio Mazowiecki, quien acusó a Lech Walesa de haber destruido la confianza social en el programa de reformas.

Mazowiecki declaró no estar dipuesto a continuar en el Gobierno hasta las legislativas. "No puedo asumir la responsabilidad por todo lo que prometió o arruinó Walesa", declaró. Y añadió: "El grupo de Walesa debe demostrar el mismo valor asumiendo responsabilidades, que el que tuvo haciendo promesas de boquilla".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 3 de diciembre de 1990