Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES EN LA ALEMANIA UNIDA

Dos votos mejor que uno

Acabada la guerra, las democracias occidentales, tras unos primeros tiempos en los que incluso se discutió la posibilidad de atomizar Alemania y devolverla a los tiempos del Sacro Imperio Romano Germánico y convertirla en una sociedad rural y pastoril, decidieron, ante la llegada de la guerra fría, conceder a sus zonas de ocupación la posibilidad de unirse y darse una constitución democrática.El sistema político y constitucional de la RFA es muy descentralizador -las atribuciones de los länders son decisivas en todos los casos- y se confeccionó con un pragmatismo y perfeccionismo que permitió tomar lo mejor de los otros sistemas y aún mejorarlo.

Uno de los elementos que me- jor define lo expuesto es el siste ma de sufragio. Cada ciudadano dispone de dos votos. Uno de ellos es para un candidato con creto de su circunscripcion, mientras que el otro lo puede en tregar a cualquier partido, aun que sea diferente del de su representante local.

Aproximadamente la mitad de los 656 diputados que componen el nuevo Bundestag son elegidos directamente en sus circunscripciones, mientras que la otra midad se distribuye conforme al segundo voto. Los partidos tienen elaborada una lista, encabezada generalmente por su candidato a la cancillería de la que se escogen los diputados que acceden al parla mento por este segundo sistema.

Con este sistema se consigue que, por un lado, el ciudadano esté representado por un político personalizado, a quien puede exigir cuentas. Esto se compensa con la distribución de escaños por partidos. Algunos como el liberal, pretenden principalmente la obtención de este segundo voto. También el SPD ha obtenido grandes ventajas de este sistema.

El nuevo Bundestag lo com ponen 656 diputados, esto es 7 menos de los del saliente. Tras la llegada de los 144 provinientes de la antigua República Democrática Alemana y la asimilación final de los 22 diputados de Berlín Occidental, que tenían voz pero no voto, se ha decidido reestructurar el número de diputados, lo que se ha saldado con una pequeña reducción. Ha habido voces que pedían una mayor reducción, pero a la hora de la verdad parece una operación muy poco viable.

Además, la cota del 5% de los votos en todo el país necesaria para tener representación parlamentaria se aplica ahora separadamente al territorio de lo que eran las dos Alemanias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 3 de diciembre de 1990