GENTE

Giorgio Armani

Nueva York se rinde al modista milanés

La ciudad de Nueva York se ha rendido oficialmente ante el empuje de la moda de Giorgio Armani y sus modistas más cotizados le han reconocido como uno de los mitos vivientes del presente siglo. El Museo de Arte Moderno (MOMA) proyecta esta semana un documen tal de 26 minutos de duración sobre su vida, dirigido por Martin Scorsese y titulado Made in Milan; unos lujosos almacenes de la Quinta Avenida están celebrando la ArmanI Week, y, por si fuera poco, el Fashion Institute of Technology organizó el pasado miércoles una recepción en honor del modista milanés, como reconocimiento a sus lo gros profesionales.Armani, de 56 años, decidió conquistar el mundo de la moda hace sólo 15 y en este corto espacio de tiempo ha revolucionado la mentalidad masculina del vestir. El volumen de negocios de Armani en EE UU ha alcanzado los 125 millones de dólares anuales (más de 12.000 millones de pesetas) y la fiebre provocada por sus diseños, dirigidos a una élite con alto poder adquisitivo, va en aumento de uno a otro lado del país.Sus diseños aparecieron por primera vez sobre la cama de Richard Gere en American Gigolo; posteriormente, en Los Intocables y en Batman, y algunos telefilines de éxito, como Corrupción en Miami, han utilizado la línea Armani para conseguir un inipacto de buen gusto y modernidad entre los telespectadores. Los actores Tom Cruise y Denzel Washington acudieron el pasado año a la ceremonia de los Oscar vestidos con piezas del rnodista italiano.Pese a su éxito personal, Armani continúa sin hablar inglés y sin viajar a EE UU con la asiduidad que reclama su clientela. El modista prefiere trabajar encerrado en su palazzo milanés del siglo XVII, y tratar de justificar el precio de sus piezas con la calidad de vida, el lujo y el confort. Ahora que Nueva York le homenajea, Armani ha recordado que siempre ha imaginado que sus clientes son "más internacionales y más intelectuales".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS