Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las sombra de la Operación Gladio

Italia, sacudida por el descubrimiento de una 'estructura secreta' vinculada a la OTAN y la CIA

El nuevo escándalo político que sacude a Italia en este momento se llama Operación Gladio: una "estructura secreta" compuesta por militares y civiles que -vinculada a la OTAN y patrocinada por la Agencia Central de Inteligencia (CIA) estadounidense- actúa en Italia desde finales de los años cincuenta. La existencia de esta estructura secreta había sido negada sistematicamente durante 45 años por el mundo político italiano, al mismo tiempo que era desconocída por el Parlamento.Bettino Craxi, secretario na cional del Partido Socialista Italiano (PSI) y Giovanni Spadolini, republicano, que preside del Senado, declararon ayer que ellos no supieron ni una palabra de la Operación Gladio durante su paso por la jefatura del Gobierno.

La existencia de esta red, paralela a los servicios secretos oficiales, fue descubierta hace unos meses por el juez veneciano Felice Casson cuando realizaba una investigación sobre un caso de terrorismo. Fue entonces cuando el presidente del Gobierno, Giulio Andreotti, decidió revelarla al Parlamento.

Se sabe aún muy poco de lo que pueda estar detrás de la Operación Gladio y de su protagonismo en unos años marcados por la estrategia de la tensión, los misterios políticos nunca revelados y el terrorismo de cuño negro o rojo que ensangrentó Italia.

El secretario general comunista, Achille Occhetto, ha convocado para el próximo día 17 una manifestación en Roma, a la que ha invitado a "todos los ciudadanos honrados", para que "quienes encubren las tramas, sean finalmente descubiertos".

"Una casa de cristal"

El líder comunista trató, sin conseguirlo, que se creara una comisión parlamentaria para investigar este nuevo escándalo. El republicano Giovanni Spadolini, por su parte, cree que ha llegado la hora de que Italia se convierta "en una casa de cristal" y que se acabe con todos los misterios.Ahora se ha empezado a hablar de dicha superestructura, al parecer formada por 500 personas que recibían un sueldo regular. Han salido a la luz algunos nombres de quienes tomaron parte activa en ella y que corresponden a personajes ya involucrados en tramas golpistas, desde Edgard Sogno a Vito Micelli.

Lo que ocurre es que ni siquiera ellos se ponen de acuerdo sobre la verdadera estructura y finalidad de la citada institución secreta. Según Sogno, se trataba de la organización de una fuerza guerrillera que actuaría en el caso de que el Partido Comunista Italiano (PCI) pudiera llegar al poder. Una guerrilla que tenía como finalidad crear el caos en el país para justificar una "intervención militar".

Para el general Micelli, en cambio, la Operación Gladio era únicamente y estaba, concebida como defensa "contra una posible invasión extranjera". Se sospecha, sin embargo, que dicha organización haya podido entrar en contacto con los servicios secretos desviados y con la logia clandestina Propaganda-2 (P-2), tantas veces acusados de haber organizado los atentados que ens angrentaron Italia y que estaban encaminados a impedir la llegada de la izquierda al poder. Y ello explica por qué los jueces no acaban nunca de llegar hasta los responsables.

Y es curioso que haya sido el descubrimiento de los nuevos documentos de Moro -el líder democristiano que fue asesinado precisamente para evitar el compromiso histórico, el acuerdo entre comunistas y católicos- el que revele la existencia de unos gladiadores preparados para impedir que el PCI llegara al poder. Y que salgan a la luz en el momento en que aquel. partido comunista está a punto de apostar por un cambio definitivo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de noviembre de 1990