Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
JORNADA ELECTORAL VASCA

Unidad Alavesa, una escisión del PP

Unidad Alavesa, la formación que surgió de la escisión del Partido Popular, comenzó ayer a pensar en serio que su presencia parlamentaria era algo alcanzable. Después de una campaña basada en un comic que hace especial hincapié en el enfrentamiento con los vizcaínos y guipuzcoanos, a quienes consideran "las hermanastras" del cuento de la cenicienta, Unidad Alavesa ha acuñado el concepto de foralismo radical. Nació como partido el 22 de enero de 1989, después de más de un año de divergencias con la cúpula del PP. En las navidades de 1988, un mes antes, formalizaron la escisión, y seis de los doce miembros de la ejecutiva provincial de Álava se marcharon con la idea de gestar un nuevo proyecto. En la operación se llevaron la representación en el Ayuntamiento de Vitoria y uno de los escaños del Parlamento, además de concejales en la Rioja alavesa.El cerebro de la operación, Pablo Molquera, médico y vehemente político, definió la traumática salida del PP como un paso obligado por la falta de democracia interna en un Partido Popular sumido en la refundación. Desde entonces, la búsqueda de una fórmula alternativa les ha llevado a proclamar Un foralismo radical, en el que las miradas históricas son algo obligado para explicar cualquiera de los problemas planteados en la sociedad alavesa actual.

El botijo de Euskadi

La campaña de este partido de nuevo cuño se ha basado en eslóganes como "No queremos ser el botijo de Euskadi", "No queremos paracaidistas", o "vasquitos y neskitas sólo los de Goya", en referencia a problemas como el abastecimiento de agua, candidatos no,alaveses que se presentan por Alava y el euskera en la Administración.

Esta búsqueda alternativa por diferenciarse del Partido Popular les movió a presentar corno candidato a lehendakari al propietario de una autoescuela. Jose Luis Añúa es en palabras de Pablo Mosquera una persona limpia de las acusaciones de corrupción- y mala imagen que en la actualidad' "podernos tener" los políticos. En su programa hablan de solicitar la independencia para Alava, en caso de que en el Parlamento vasco se pida la independencia de Euskadi.

Su foralismo pretende abrir una brecha en la sociedad vasca -se han presentado por las tres provincias-, a la espera de que se produzca el debate para romper la representación provincial igualitaria en el Parlamento de Vitoria. "Si se rompe ese pacto de 25 parlamentarios por provincia", dice Mosquera, "se habrá roto la baraja". Será el momento de profundizar aún más en el mensaje radical de la formación en una sociedad alavesa que consideran marginada frente a Vizcaya y Guipúzcoa. "Les damos el agua -los pantanos que surten de agua a Bilbao están en Álava-, pagamos más impuestos que en Vizcaya y en Guipúzcoa, y nos lo quieren devolver en basura, al instalar en nuestra provincia el vertedero de residuos tóxicos", dice Mosquera.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de octubre de 1990