Unos desconocidos disparan con rifle contra la policia autonómica en un barrio barcelonés

Ayer hubo tiros en el barrio del Besòs, en Sant Adrià de Besòs (Barcelona). Unos desconocidos efectuaron al menos 30 disparos de rifle contra los efectivos de los Mossos d'Esquadra. En el barrio se registran desde el jueves violentos enfrentamientos entre agentes y vecinos, que se oponen a la construcción de 194 viviendas sociales. Los pisos están promovidos por la Generalitat y se destinan a albergar a familias del conflictivo barrio de La Mina. Un portavoz de los mossos aseguró que los disparos procedían de dos pisos de una misma calle y que los francotiradores -no supo precisar su número- utilizaban balas del calibre 22.

Más información

El portavoz de los mossos, que calificó el hecho de "muy grave", afirmó que los restos de la munición empleada quedaron incrustados en los bidones y contenedores tras los que se protegían los agentes autonómicos. También afirmó que todavía no habían podido localizar al autor o autores de los disparos y que, por tanto, ignoraban si su comportamiento respondía a una acción coordinada o, por el contrario, actuaban por iniciativa propia.Los incidentes se iniciaron a la una de la tarde de ayer y se prolongaron durante dos horas. Los mossos detuvieron a diez personas, la mayoría del barrio. Dos de los detenidos eran skins -cabezas rapadas- Jorge Balsera Bou, otro de los detenidos, fue sorprendido en el tejado de un edificio, desde donde arrojaba cócteles molotov a la calle. Baisera tenía preparados 20, cócteles molotov.Los agentes permanecían anoche apostados en las azoteas, mientras unas 1.000 personas se maniféstabanen contra de las viviendas. La comísión de vecinos del barrio ha decidido emprender acciones legales contra los mossos por haber entrado en las azoteas de los bloques forzando la cerradura de las puertas, lo que consideran "allanamiento de morada", según informa Efe.

Tres mossos d'esquadra sufrieron quemaduras en la cara y en los ojos como consecuencia de la lejía y del salfumán que les lanzaron los vecinos durante los enfrentamientos. Otra agente fue ingresado en el hospital Clínico al sufrir el impacto de una bala de cojinete que le dañó la nariz y un ojo.Hacia la una del mediodía los vecinos protagonizaron una cacerolada en protesta por la carga policial del día anterior, que se prolongó hasta las cuatro de la madrugada del domingo. En las calles se utilizaban palos y barras metálicas que se golpeaban contra contenedores.

Los vecinos del Besòs utilizaron en la madrugada del sábado armas de aire comprimido y dispararon balines, según los mossos.

Pese a esta situación, tanto la Generalitat como el Ayuntamiento de Sant Adriá sostienen que la construcción de estas viviendas "es innegociable". Representantes de ambas administraciones se reunieron el pasado sábado con miembros de la comisión antiviviendas para intentar encontrar una salida negociada al conflicto. La reunión finalizó sin acuerdo. Entre tanto, cuatro de los cinco miembros de la Junta Directiva de la Asociación de Vecinos, entre los que se encuentra el presidente, dimitirán hoy de sus cargos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 28 de octubre de 1990.

Lo más visto en...

Top 50