Dos policías en prisión, acusados de robar parte de un alijo de droga

JESÚS DUVA Dos funcionarios de la escala básica del Cuerpo Nacional de Policía destinados en la comisaría del distrito de Los Cármenes han sido recluidos en la prisión de Toledo. Ambos están acusados de ser los presuntos autores de la sustracción de 100 gramos de cocaína, que eran parte de un alijo que ellos mismos habían decomisado días antes en poder de unos traficantes suramericanos, según fuentes policiales.

Los agentes, que estaban adscritos al grupo de Seguridad Ciudádana de Los Cármenes, intervinieron el pasado día 4 alrededor de un kilo de cocaína que supuestamente estaba en poder de los colombianos Jairo Alonso Paipa Moreno y Amalia Cárdenas Wittingham, domiciliados en un piso de la calle de Ministriles. Ambos policías fueron a una farmacia del barrio para realizar el pesaje de la mercancía decomisada, guardada en tres saquitos, y presuntamente aprovecharon el trayecto para retirar alrededor de 100 gramos de droga y sustituirlos por otra sustancia química, posiblemente bicarbonato.

Dos días después, funcionarios de la comisaría del distrito de Carabanchel detuvieron a una mujer llamada Josefa, domiciliada en un piso de la calle de Salaberri, donde hallaron algo más de 300 gramos de cocaína.

Denuncia de una mujer

Durante el interrogatorio, Josefa manifestó que era confidente de dos policías de Los Cármenes y facilitó el nombre de pila de uno y la identidad completa del otro. La mujer añadió que éstos le habían dado unos días antes 100 gramos de cocaína para que los vendiera y después repartiera con ellos los beneficios económicos obtenidos.

Los agentes denunciados fueron citados para que comparecieran el pasado día 11 en la comisaría de Carabanchel a fin de aclarar el asunto. Sin embargo, sólo acudió uno de ellos, que fue puesto inmediatamente a disposición del juez de guardia, ante el que declaró por espacio de tres horas, siendo encarcelado después en la prisión de Carabanchel, según indicaron fuentes judiciales.

El otro sospechoso se hallaba de vacaciones en las islas Canarias y regresó a Madrid dos días más tarde. Al enterarse de que estaba siendo buscado, se presentó voluntariamente ante el juez encargado del caso. Tanto este policíacomo su compañero están actualmente recluidos en la prisión de Toledo.

Un portavoz de la Jefatura Superior de Policía de Madrid confirmó la detención de los dos funcionarios, cuya identidad no quiso revelar. La brigada anticorrupción, que había sido alertada sobre la desaparición de parte del alijo decomisado en Los Cármenes, ha iniciado una investigación interna sobre este asunto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0024, 24 de octubre de 1990.